Pregunta para Parlamento de Andalucía

Mi nombre es Rosario y tengo enfermedad de Crohn. El tratamiento alimentario y el estilo de vida son imprescindibles para personas con mi enfermedad. ¿Cuándo se incluirá la figura de los profesionales de la alimentación en la seguridad social?

1 pertsonak babestu dute
1 de500 Apoyos
Rosario Garcia Pregunta de Rosario Garcia

Mi nombre es Rosario, tengo 29 años y tengo enfermedad de Crohn (EC). La EC es una enfermedad digestiva inflamatoria crónica que afecta a todo el aparato digestivo desde la boca hasta el recto. Me diagnosticaron a los 17 años y desde entonces estoy luchando con la misma con cada dolor, diarrea o malestar que va y viene por brotes.

Considero una carencia muy grande que en consultas del aparato digestivo no tengan a un nutricionista que te indique la mejor manera de alimentarse en cada momento o situación particular ya que cada EC es diferente y tenemos diferentes tolerancias alimentarias. Desde mi experiencia propia, el profesional de la alimentación es un pilar básico que necesita un paciente con esta patología y a día de hoy no está cubierto en la seguridad social y tampoco te derivan a uno privado.

Como es una enfermedad digestiva, en función de lo que comas tienes más o menos calidad de vida. Lo máximo que consigues en consulta de digestivo es una lista de los alimentos permitidos y no permitidos, pero lo cierto es que en con este tipo de enfermedad y sobre todo en épocas de brote te tienes que alimentar de manera diferente y específica, pero ellos no te especifican cómo, cuánto o de qué manera hacerlo.

Hace 12 años que estoy diagnosticada, los médicos han ido cambiando, pero siempre ha continuado la misma dinámica. Por ejemplo, cuando te vas a realizar una colonoscopia te indican que dos días antes no puedes comer tales alimentos, que el día anterior solo puedes ingerir líquido y que el día del estudio no puedes comer nada. Pero luego de investigar e informarte te das cuenta que hay que hacer dietas sin residuos.

En agosto del presente año me operaron y me quitaron medio metro de intestino y no me ofrecieron a un nutricionista para que me ayudase en la realimentación post-operatorio. Gracias a que mi pareja es nutricionista y experto en patologías digestivas avancé rápido y segura de lo que hacía.

Cada enfermo de Crohn es un mundo, cada persona tolera los alimentos de diferente manera según qué parte y cuánto tenga de afectado el intestino. En mi caso, me afecta la última porción del íleon, una zona dónde la absorción de hierro es mayor, por lo que tuve anemia durante años. Por esto necesito comer alimentos con más hierro, pero eso no te lo dicen en la seguridad social, y estuve mucho tiempo con suplementos de hierro, los cuales me solucionaban la anemia pero me provocaban diarrea, por lo tanto, el equilibrio no era bueno.

Actualmente trato el problema del hierro con la alimentación adaptada a mi caso. En otros casos, el problema es la posible deficiencia de vitamina K. Los vegetales de hoja verde son ricos en esta, pero al llevar mucha fibra afectan a las diarreas por lo que es difícil saber cómo hacerlo sin la ayuda de un nutricionista. Ellos son los profesionales de la alimentación y ni médico, ni enfermero, ni farmacéutico tienen conocimientos ni potestad para recomendar nada relacionado con la alimentación.

Además, se hace necesario la especialización en patologías digestivas del nutricionista para poder atendernos con la confianza y seguridad que necesitamos ya que si no controlamos esta parte de nuestra vida, da igual cuantos tratamientos médicos o farmacológicos nos pongan que solo empeoraremos con cada mala decisión alimentaria.

La salud y calidad de vida de las personas que padecemos está enfermedad sería mejor si tuviéramos contacto constante con un nutricionista, pero eso no sucede en la sanidad pública: tenemos que buscarlo nosotros en lo privado. De pequeña no podía pagar un nutricionista y eso ha hecho que estuviese años sin saber como afrontar mi alimentación y puede que eso acumulado en el tiempo me haya llevado a quirófano con menos de 30 años. Actualmente, hay muchos enfermos de Crohn que no pueden pagar uno y eso es un problema de sanidad pública, necesitamos asistencia constante con nutricionistas en la seguridad social y la necesitamos YA!

Junto a Osoigo, me he propuesto visibilizar esta enfermedad y buscar ayuda para los pacientes que lo necesitan. Pido vuestra ayuda, pues si obtenemos los apoyos requeridos los políticos darán una respuesta en la web de Osoigo. Para poder sumarte a esta campaña, haz click en "APOYAR" y llena el formulario, o apoya a través de tu cuenta de Facebook. Cada apoyo suma para hacer llegar esta petición a las personas correctas.

1 pertsonak babestu dute
1 de500 Apoyos

edo

Pregunta dirigida a: Parlamento de Andalucía