Soy Unai, tengo 24 años y soy ludópata rehabilitado ¿Cuándo harán campañas educativas de prevención y concienciación sobre la adicción al juego?
Rebeka Ubera Aranzeta

Concienciación y una normativa más estricta con los locales de juego


En primer lugar, agradecerte la pregunta y felicitarte por la valentía y el trabajo que estás haciendo.

Nosotras nos hemos interesado por este asunto y hemos interpelado al Gobierno vasco en varias ocasiones en relación con él. Llevamos años trabajando al respecto porque pensamos que la ludopatía es una pandemia que pasa desapercibida. 

El Gobierno nos responde siempre que ya existen campañas, que ya se hacen; al parecer, las considera suficientes porque no da más pasos. Sus campañas se ciñen al ámbito educativo, pero en EH Bildu creemos que no son suficientes. De hecho, hemos hecho propuestas concretas en más de una ocasión, pero los grupos del Gobierno no las han considerado oportunas. 

Tan importante como las campañas de concienciación que alertan de las consecuencias del juego patológico es prohibir o poner límites a esos anuncios y campañas que animan precisamente a iniciarse en el juego presentándolo de forma atractiva para las personas más jóvenes, muchas veces ligándolo al deporte y a ídolos deportivos.

También es imprescindible regular de manera más estricta la normativa actual para que los salones de juego y locales de apuestas dejen de ser tan accesibles.

Nuestro compromiso en EH Bildu es seguir trabajando para impulsar estas y otras medidas porque compartimos contigo la necesidad de atajar este problema que afecta a tantísimas personas.


 Partekatu
Rebeka Ubera Aranzeta
 Galdera Soy Unai, tengo 24 años y soy ludópata rehabilitado ¿Cuándo harán campañas educativas de prevención y concienciación sobre la adicción al juego?

Mi nombre es Unai Garma, tengo 24 años y soy ludópata rehabilitado. Mi historia comienza con la típica quiniela que echas en casa. Esa fue la primera toma de contacto que tuve con el juego, tenía 12 años. Pocos después, con 16-17, empecé por mi cuenta. 

Como fiel seguidor del Athletic de Bilbao, me aficioné a las apuestas deportivas. Mis amigos y yo aprovechábamos el tiempo de recreo o a la salida del Colegio para apostar a los partidos del fin de semana. La falta de control en bares o salones de juego, nos daba la posibilidad de colarnos en estos establecimientos. Empiezas con un euro, lo típico, pero la adrenalina de ver un partido sabiendo que has apostado te lleva a más. 

Con 18 años empecé a apostar de forma semanal, al final, a esta edad estás dentro de la ley y puedes acceder a cualquier sitio sin hacer trampas, es todo más fácil. El problema real llegó cuando cumplí los 19, en vez de ir con los amigos, empecé a ir solo. Deje todo mi entorno de lado. Mi vida era solo el juego, no pensaba en la universidad ni en los amigos. 

Empecé a tener deudas. Al principio gastaba el dinero que mis padres me daban para uso social, en lugar de ir a tomar algo con mis amigos, lo ahorraba y gastaba en el salón de apuestas. Luego empecé a deber a un amigo. También robaba en casa, me gasté todo el dinero de la tarjeta y de una hucha común para organizar un viaje familiar. 

En ese momento saltaron todas las alarmas y fue cuando mi madre empezó a buscar vías de ayuda. Hasta entonces había estado yendo a una psicóloga, pero no logré conectar con ella y seguí a lo mío. Fue entonces cuando encontramos Ekintza Aluviz, en Barakaldo, una asociación para rehabilitarse, de la que ahora soy voluntario. 

El trabajo de prevención desde los colegios e institutos en este tema es nulo y no nos damos cuenta de que es la mejor edad para concienciar, para enseñar que riesgos hay. Muchas veces empiezas a jugar desde la inocencia. A mi siempre me han dado charlas de drogas y alcohol, algo que ha tenido mucho impacto, a día de hoy ni he fumado, ni he me drogado. Sin embargo, el tema del juego nunca se ha trabajado. 

La adicción al juego es una enfermedad que destruye familias y es necesario que la gente lo conozca, si la gente ve los peligros que hay, seguramente nunca jugarían. A mi si me hubiesen dado una charla, me hubiesen enseñado la situación real que hay, igual no hubiese apostado nunca. 

Con todo esto, siendo de Bizkaia, me dirijo a los miembros del Parlamento Vasco para que tengan en cuenta esta situación y dirijan más campañas de concienciación para la prevención en este tipo de adicciones. 

 

Sortzailea
Unai Garma Unai Garma
789 de 500 Apoyos
2021.06.02

Batu zaitez Osoigora

Politikaria bazara eta parte hartzeko interesa baduzu, Jarri harremanetan

Jarri gurekin harremanetan