Unos chicos me acosaron desde un coche, me golpearon con él y me tiraron al suelo. ¿Qué más necesitamos las mujeres para que se nos crea y se persiga la violencia que sufrimos a diario?
Nira Fierro Díaz

Basta YA de violencia machista.


Hola Kiara,

Lo primero es mostrar mi absoluta repulsa a actitudes como la que has sufrido y que tristemente sufrimos las mujeres cada día. Basta ya de violencia contra las mujeres.

Nuestra sociedad ha dado pasos de gigantes en materia de lucha contra la violencia machista pero siempre serán insuficientes hasta que no acabemos con esos comportamientos, para ello es esencial la educación, el cumplimiento y financiación del Pacto de Estado, en el cual se trabaja cada día, con una sociedad que condene y no tolere estos comportamientos. El trabajo integral en esta materia y que establece el propio pacto, con insistencia en la educación, en la justicia y  en el entorno policial para erradicarlos. También es necesario aislar políticamente a quien a día de hoy sigue negando la violencia contra las mujeres.

Sin olvidar la denuncia y recordar el 016 como teléfono de atención de violencia contra las mujeres y para no llegar hasta este  punto, como digo; educación y despliegue del Pacto de Estado contra la violencia de género.

Acabar con la violencia contra las mujeres es una prioridad diaria para nosotros, por ello, a través de estas dos herramientas deseamos terminar más pronto que tarde con episodios como los que has tenido que sufrir.


 Partekatu
Nira Fierro Díaz
 Galdera Unos chicos me acosaron desde un coche, me golpearon con él y me tiraron al suelo. ¿Qué más necesitamos las mujeres para que se nos crea y se persiga la violencia que sufrimos a diario?

Me llamo Kiara y soy de Tenerife. Hace poco más de una semana estaba caminando por la calle, yendo para mi casa. Un coche empezó a seguirme, en él había cuatro chicos de más o menos mi edad que se pusieron a chillarme cosas. Yo seguí mirando hacia adelante ignorándoles, como si no estuviera oyendo ni viendo nada.

Como vieron que no les hacía caso, dieron un volantazo y me golpearon con el coche. Con el impacto, caí y salí rodando por un terreno de asfalto y tierra. Me quedaron heridas por el cuerpo y por la casa, y dentro de lo que cabe no fue tan grave como podría haber sido.

He presentado una denuncia por acoso y por intento de homicidio, ya que la agresión podría haber sido mortal. El problema es que no pude ver la matrícula, ni sacar alguna foto o vídeo, solo sé que era un Opel Corsa blanco antiguo. Esto y el parte de lesiones son toda la información que tiene la policía, pero para ellos no es suficiente para seguir investigando, y seguramente acabará quedando en nada.

Lo que me ha ocurrido es una muestra más de que, incluso con pruebas evidentes de agresión física, la violencia que sufrimos las mujeres, en este caso, el acoso callejero, sigue sin perseguirse, dejando vía libre a los agresores para actuar con total impunidad.

Ante esto, quiero dirigirme a las instituciones para que se persiga más el acoso callejero, con medidas como invertir más tiempo y recursos en su investigación, o penalizaciones más altas hacia los agresores.

El acoso callejero está instaurado en nuestra sociedad desde hace siglos y, por desgracia, seguirá dándose durante mucho tiempo más. Aun así, espero que mi historia pueda servir para hacer mi aportación al cambio y ayudar a otras chicas que hayan tenido vivencias parecidas.

Sortzailea
Kiara Clavijo García Kiara Clavijo García
682 de 500 Apoyos
2021.06.09

Batu zaitez Osoigora

Politikaria bazara eta parte hartzeko interesa baduzu, Jarri harremanetan

Jarri gurekin harremanetan