Pregunta para Junta General del Principado de Asturias

Tengo un hijo con un diagnóstico provisional del TDAH desde hace unos 9 años. Ir al colegio es una pesadilla para él. ¿Cuándo van a crear centros para ellos o profesionales especializados en los centros ordinarios para tratarlos?

4 pertsonak babestu dute
4 de500 Apoyos
Natalia S Pregunta de Natalia S

Me llamo Natalia, vivo en Mieres, Asturias, y tengo un hijo con TDAH. Siempre ha sido un niño un poco complicado; desde que nació, lloraba constantemente, incluso mientras dormía; aprendió a andar bastante tarde y tuvo un retraso todavía mayor para hablar; sus primeras palabras, con coherencia, no fueron hasta los tres años y el control de los esfínteres no llegó hasta los cuatro años. Actualmente, sigue manteniendo los problemas de habla, a pesar de todos los apoyos que ha requerido a lo largo de su desarrollo; también tenía muchas dificultades para acatar las normas y aceptar un” por respuesta.

Comenzó a ir al psiquiatra desde bien pequeño, en 2014, cuando tenía cuatro años; recibió un diagnóstico provisional de TDAH, que todavía se mantiene a día de hoy, aunque está en estudio de Asperger por un neuropediatra a petición mía. El psiquiatra también me ha dicho que tiene un trastorno negativista desafiante, por tanto, todavía no tenemos un diagnóstico definitivo, ya son nueve años los que llevamos con uno provisional.

Lo más duro de llevar son sus ataques de ira; mucha gente cree que solo tiene un problema de control de la ira, pero no es así, tiene un problema de gestión de todas sus emociones, las más notables, las negativas. Llora mucho, se enfada enormemente y hasta ha llegado a autolesionarse, arrepintiéndose posteriormente; tratar con la gente que lo rodea es tremendamente complicado. Por ejemplo, en el centro educativo, no comprenden que mi hijo necesita unos minutos para relajarse cuando le pasa algo, irse un momentito al baño y se soluciona el problema, pero la educación formal no está preparada para esto, lo etiquetan como niño malo y ya. Cada poco lo expulsan del instituto, han llegado a hacerlo durante diez días; no me canso de repetirles que tiene un informe psiquiátrico en el que explica cómo tratar con él, y aun así, la respuesta siempre es “¿qué van a pensar los demás?”; la inclusión en un centro ordinario es muy complicada. La inclusión es precisamente eso, enseñar a los demás que para llegar al mismo fin con un niño con necesidades educativas especiales, significa seguir otro camino diferente al que ellos puedan tener, que no quiere decir que no se pueda conseguir, solo que hay que ir por otro camino. Cuando vimos todos los problemas que tenía en este instituto, el niño dijo que si volvía ahí, les iba a hacer la vida imposible; empezamos a buscar otro centro y me entrevisté con profesores y jefes de estudio de otros institutos de nuestra localidad; la respuesta era siempre la misma, que yo hiciera lo que quisiera, que soy la madre pero que me iba a pasarlo mismo que en el colegio en el que estaba porque, como dicen ellos, las ayudas son insuficientes en todos los sitios debido a que están saturados. Está claro, que en los centros ordinarios, no hay cabida para ellos.

Por parte de la sanidad pública recibimos ayuda, pero están muy saturados, recibe una cita de una media hora, cada 3 o 4 meses, siempre es insuficiente; en su momento, cuando podíamos económicamente, empezamos a llevarlo a terapias psicológicas privadas y le venían genial, pero tras el covid nos quedamos sin trabajo y ya no pudimos permitírnoslas; la única ayuda que le dan es medicación y no le funciona correctamente; necesita una ayuda psicológica.

Necesitamos más ayudas, centros adaptados a personas con TDAH, en uno ordinario no tienen todos los recursos ni personal adecuado para atender a niños como él, no prestan atención a esas diferencias que tiene con los demás. La frase que más me ha dolido que me dijeran es “si no sabe ser normal, que aprenda a serlo”, es algo muy triste de escuchar, pero tampoco puede ir a un centro de educación especial porque no tiene la discapacidad suficiente ni los problemas curriculares para ir a un centro especial, pero si los problemas de conducta que tienen tampoco le permite ir a un centro ordinario, ¿dónde acudimos? No hay centros preparados para ellos, las ayudas que les otorgan no alcanzan para mucho; para mi hijo es una pesadilla ir al instituto. Son niños con capacidades diferentes, que tratados de una forma acorde a sus necesidades, pueden fomentarlas de forma correcta.

4 pertsonak babestu dute
4 de500 Apoyos

edo

Pregunta dirigida a: Junta General del Principado de Asturias
Ciudadanos Asturias

Ciudadanos Asturias

572 Babesak Politikariak

Galdetu

FSA-PSOE Asturias

FSA-PSOE Asturias

572 Babesak Politikariak

Galdetu

Foro Asturias

0 Babesak Politikariak

Galdetu

31653 Babesak Politikariak

Galdetu

VOX

1962 Babesak Politikariak

Galdetu