Pregunta para Cortes de Castilla y León

La pasividad que se da en las calles, fiestas, colegios o institutos nos está matando. ¿Cuándo se educará a toda la sociedad para que se involucre en la lucha contra la LGTBIfobia y los discursos de odio?

18 pertsonak babestu dute
18 de500 Apoyos
Juan Alonso Pregunta de Juan Alonso

Mi nombre es Juan y quiero denunciar la pasividad que muchas personas han mostrado frente a las agresiones y asesinatos LGTBIfóbicos que se han llevado a cabo durante los últimos días. No podemos quedarnos callados ante los discursos de odio, necesitamos educar a la sociedad en su conjunto para que tanto personas heterosexuales como personas pertenecientes al colectivo LGTBIQ+ se involucren en la lucha contra la LGTBIfobia.

El número de agresiones relacionadas con delitos de odio lleva varios años creciendo en España. Entre 2013 y 2019, aumentaron un 45%, según los datos que recoge el Portal Estadístico de Criminalidad del Ministerio de Interior. Aún no hay datos para 2020, pero en los tres años anteriores se había observado un crecimiento, impulsado sobre todo por los hechos relacionados con la ideología, el racismo y la xenofobia.La pasividad de las instituciones, las fuerzas de seguridad y algunos sectores sociales nos está matando. Muchas de las veces las víctimas son jóvenes y adolescentes con toda una vida por delante.

Creo que se hace demasiado énfasis de la lucha dentro del colectivo, pero se olvida por completo poner el foco en los potenciales agresores. Nosotros y compartimos lo sucedido, acudimos a las manifestaciones y reivindicamos nuestros derechos día a día a través de las redes sociales pero muy pocas personas externas al colectivo lo hacen también. Entre nosotros no nos agredimos ni nos discriminamos, el discurso debería ir dirigido al conjunto de la sociedad en general.

La educación desde pequeños y la influencia de los medios de comunicación tienen un gran papel para inculcar el respeto y la tolerancia y desacreditar los discursos de odio, pero todavía queda mucho por hacer. Es muy difícil que una actitud se materialice después en una conducta, no vale solo con estar concienciados con el problema, hay que actuar frente a él.

Al final la discriminación nos afecta a todos y a todas. Muchas veces te insultan por la calle solo por tu manera de vestir o de comportarte. Esto también podría pasarle a una persona heterosexual que tenga una determinada forma de expresarse. Al final la homofobia afecta a toda la sociedad. 

Por todo esto quiero pedir a las Cortes de Castilla y León que se tomen medidas educativas para que la sociedad deje de tener un papel pasivo en la lucha contra la LGTBifobia y pase a tener un papel activo para ayudar a frenar la discriminación, amenazas y agresiones que tenemos que sufrir a diario por nuestra orientación, expresión o identidad de género. 

 

18 pertsonak babestu dute
18 de500 Apoyos

edo