He sufrido constante ciberacoso por conductas machistas en los juegos online. ¿Qué harán para que las niñas y mujeres podamos jugar sin ser acosadas?
No hay más respuestas a la pregunta
Partido Popular de Andalucía

Cuatro de cada diez chicas, el 42,6%, afirma haber sido víctima de algún tipo de violencia o acoso sexual en Internet


La infancia es el eslabón más frágil de nuestra sociedad. Por eso son esenciales todas y cada una de las medidas herramientas que se puedan poner en marcha para protegerla. Debemos, entre todos, aspirar a que nuestros niños y niñas alcancen el mejor desarrollo personal. Y en esa tarea la educación tiene mucho que decir.

En Andalucía en los últimos años se ha avanzado mucho en políticas de igualdad y de convivencia escolar. No obstante, debemos seguir avanzando para dar respuesta a las nuevas necesidades que en esta sociedad van surgiendo, ya que va cambiando a un ritmo vertiginoso, surgen nuevos problemas, nuevas conductas, nuevos riesgos, y las aulas son fiel reflejo de esta sociedad y el sitio más adecuado para prevenir y corregir.

La Consejería de Educación continúa impulsando y desarrollando actuaciones en materia de prevención y atención educativa ante la violencia escolar, con especial atención a la violencia de género, al acoso escolar y al ciberacoso. 

Una de las principales preocupaciones es el seguimiento del alumnado que pueda resultar especialmente vulnerable en relación no solamente con conducta de acoso y ciberacoso, sino como víctimas de cualquier tipo de discriminación: el colectivo LGTBI, alumnado con necesidades educativas especiales, alumnado de reciente incorporación al centro, minorías étnicas y otras poblaciones de riesgo son para nosotros una prioridad. Por eso se llevan a cabo diversas medidas para fomentar la inclusión y la prevención de cualquier tipo de discriminación o exclusión en Comisión sobre Políticas para la Protección de la Infancia en Andalucía el sistema educativo. 

La magnitud del impacto que ha tenido y sigue teniendo la evolución de las TIC es tal que en los manuales de historia ya hablan de este periodo histórico como «la tercera gran revolución».

Por ello, es responsabilidad, de esta Administración y del personal en los centros educativos, propiciar e incentivar el uso seguro y responsable de Internet y las TIC, proporcionando al alumnado recursos y herramientas que les permitan prevenir situaciones de riesgo, incluyendo la sensibilización y protección frente a los abusos y la violencia de todo tipo que se produzcan a través de Internet y las TIC, es decir, la protección frente al ciberacoso.

Unicef, con motivo del Día Internacional Internet Segura, estimaba hace pocos años que uno de cada cinco niños y una de cada siete niñas, de entre 12 y 16 años, están implicados en algún caso de ciberacoso. Este informe no solo resalta la incidencia del ciberacoso en los jóvenes en general, sino que además destaca mayor incidencia que este fenómeno tiene en las chicas, principalmente por el cariz sexual que en muchos casos tienen los abusos. Cuatro de cada diez chicas, el 42,6%, afirma haber sido víctima de algún tipo de violencia o acoso sexual en Internet, frente a un 35,9 de los chicos, según el informe de Unicef los niños y las niñas de la brecha digital en España presentado hace un año.

El impacto de estas vejaciones que tiene en los jóvenes no tiene que ser menospreciado. Los ataques acaban teniendo un efecto profundo no solo en la construcción de la identidad personal y social, sino que también tiene un impacto directo en las conductas sociales, sanitarias y educativas.

Las víctimas de ciberacoso tienen más posibilidad de consumir alcohol y drogas y de faltar a la escuela que otros estudiantes. Asimismo, también presentan una mayor propensión a sacar malas notas, sufrir de baja autoestima y, en situaciones extremas, incluso llevados al suicidio.

Desde la consejería, siguiendo las recomendaciones de múltiples expertos y en consonancia con la visión de los centros educativos como espacios de paz, se ha considerado que es clave poner énfasis en la gestión de la convivencia en el entorno escolar desde una perspectiva proactiva y positiva. No se deben limitar a la prevención, sino adelantarnos en el desarrollo social y emocional de nuestros alumnos.

Para prevenir el ciberacoso en las aulas, la consejería ya dispone de legislación y mecanismos para la acción. Así, las instrucciones de 11 de enero de 2017, en relación con la actuación específica a adoptar ante situaciones de ciberacoso, contempla dos tipos de situaciones: situaciones de ciberacoso por parte de una persona adulta hacia alumnado del centro y situaciones de ciberacoso entre iguales, y concreta asimismo diversas orientaciones para los centros educativos en relación con las actuaciones a desarrollar en la aplicación del protocolo contemplado en la Orden de 20 de junio de 2011, teniendo en cuenta las peculiaridades propias del ciberacoso.

Estas actuaciones constan principalmente: recomendaciones sobre la disminución del uso del teléfono móvil e Internet, la suspensión temporal de su utilización y la conservación de evidencias, en función de la gravedad puesta en conocimiento los hechos y solicitar las oportunas medidas cautelares de protección a la fiscalía, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, implicación de alumnado ciberayudante para proporcionar apoyo, ayuda y seguridad al alumno o alumna objeto del ciberacoso y establecimiento de medidas cautelares dirigidas al alumnado presuntamente acosador que pueden incluir la supervisión o privación temporal del uso del teléfono móvil o Internet.

Estas actuaciones contenidas en las instrucciones se encuentran de manera mucho más detallada y con múltiples herramientas en el protocolo de actuación escolar ante el ciberbullying realizado por el equipo multidisciplinar de investigación sobre ciberacoso. 

De manera complementaria, está accesible para toda la comunidad educativa en el portal de recursos educativos, junto al protocolo, la guía para la comunidad educativa de prevención y apoyo a las víctimas del ciberacoso en el contexto escolar. Además, en el curso 2017-2018 se llevó a cabo un proyecto piloto para la prevención, detección e intervención frente al acoso escolar y el ciberacoso en centros docentes públicos de Andalucía, en el marco del programa CONRED Andalucía. Este programa es fruto del trabajo del Laboratorio de Estudio sobre Convivencia y Prevención de la Violencia y está enmarcado en el seno del proyecto europeo Daphne y se ha diseñado con la intención de potenciar el uso seguro de las redes sociales y prevenir el ciberacoso.

Con el fin de diseñar e implementar estas medidas de prevención, se desarrollan sesiones de trabajo con el alumnado, el profesorado y familias. Todo ello con la intención de que el programa forme parte del proyecto de convivencia del centro. Concretamente, los objetivos son: mostrar la importancia de un buen conocimiento de las TIC, Internet y las redes sociales, para realizar un buen uso de ellas; proporcionar un conocimiento de los conceptos y funcionamiento básicos de herramientas digitales, para realizar un uso seguro y saludable sobre ellas; propiciar la elaboración de un plan de actuación inserto en el PEC; POAT o plan de convivencia ante situaciones de riesgo en el uso de las TIC en el que se viertan las principales estrategias; potenciar y sensibilizar un uso seguro, positivo y beneficioso de las TIC; promover la reflexión sobre la importancia de las TIC en la vida de los más jóvenes; prevenir y, en caso necesario, intervenir ante posibles problemas con las redes sociales como el ciberbullying.

En resumen, la Junta pone a disposición de los centros docentes una ingente cantidad de material a su disposición para prevenir el ciberacoso. 

Existen programas de prevención, existen acciones formativas, protocolos de atención, recomendaciones y muchas otras. En primer lugar, la utilización segura de Internet es uno de los aspectos contemplados en la competencia digital. En ella, a nivel conceptual se trabaja el conocimiento de la sociedad tecnológica, su lenguaje y herramientas.

A nivel procedimental, se trabajan las destrezas necesarias para buscar, analizar, evaluar, interpretar críticamente y resolver problemas.

Por último, a nivel actitudinal, se promueve la reflexión y el conocimiento crítico, los derechos y responsabilidades y, sobre todo, el respeto.

Pero es que, además, estas actuaciones no se traducen en una mera definición abstracta; hay actuaciones concretas en el currículum para potenciar, a nivel de educación de valores y la prevención del ciberacoso.

En sexto de Primaria se imparte la asignatura de Cultura y Práctica Digital. Esta asignatura tiene una continuación de contenidos en Secundaria con las asignaturas de Tecnologías de la Información y Comunicación. En todas ellas se aborda, en todas ellas se aborda el uso seguro de Internet y las buenas prácticas en las relaciones que establecemos en entornos digitales y en redes sociales. Además, se incide en la responsabilidad individual en el buen uso de las TIC, y los peligros que pueden suponer su uso inadecuado, concienciando de la importancia de la seguridad en el uso de Internet. 

En este presente curso estos datos se han disparado hasta las 55 actividades formativas, lo que ha supuesto un total de 1.789 participantes y casi 1.300 profesionales certificados. Por ello, este curso va a haber más del doble de docentes participando y certificándose en actividades formativas para la prevención del ciberacoso. Eso, desde luego, supone un esfuerzo por parte de todos para que esa formación, evidentemente, sea una realidad.


 Compartir
Partido Popular de Andalucía
 Pregunta He sufrido constante ciberacoso por conductas machistas en los juegos online. ¿Qué harán para que las niñas y mujeres podamos jugar sin ser acosadas?

Mi nombre es Elizabeth García y soy de Málaga. Empecé en el mundo de los videojuegos por mis amigos, vas probando juegos y ves que te gustan. Yo en concreto empecé a jugar mucho al LOL y así fue como me metí en el mundo gamer.  

Empecé a grabar vídeo y hacer directos, al principio me veían una o dos personas, y luego empezó poco a poco a crecer el número de seguidores. Pero hace relativamente poco lo dejé porque requiere mucho tiempo, y al final te ves expuesto a lo que quiere el público y algunos comentarios muy desagradables.  

En tu día a día te encuentras con algunas situaciones bastantes machistas. Por ejemplo, por el simple hecho de tener un nick que puede sugerir que eres una mujer -un sobre nombre o un acrónimo para jugar- con eso ya te expones que nada más entrar a la partida, seas bueno o malo, te caigan comentarios de todo tipo.  



Yo de nombre tengo puesto Lola bunny y solo por eso, por el personaje con el que juego, me mandan comentarios como: “tú lugar no es estar aquí es en la cocina” o “si te pillo por la calle verás”, y eso me pasaba casi todos los días. 

Ya no es tan tabú que a las chicas les gustan los videojuegos. Cada vez hay más niñas que se quieren animar a entrar en el mundillo y grabar vídeos o hacer directos, pero lo que se van a encontrar deja bastante que desear. Lo primero a lo que te expones es que, aunque suene fatal, es que ni siquiera interesa el contenido que haces sino que te ven porque eres guapa o no. Luego están las críticas como que eres mala jugando porque eres mujer.  

Si eres creadora de contenido tienes algunas situaciones muy desagradables. Alguna vez me ha pasado de estar jugando online y que otro jugador me busque por redes sociales (porque antes tenía puesto los mismos nombres, cosa que he aprendido que no hay que hacer). Te mandan mensajes y aunque los bloques te buscan en otro sitio. 

En alguna ocasión me ha pasado que me han buscado en Instagram y es solo para meterse con mi cuerpo, son cosas que ni siquiera tienen que ver con la partida pero pasa mucho. Al principio lo que te interesa es que tu perfil sea fácil de encontrar para poder promocionarte, pero luego te das cuenta de que esto tiene una doble cara.  

Me gustaría que se tomarán medidas para prevenir conductas de ciberacoso en los juegos online, sobre todo pensando en las niñas y los niños más jóvenes, que cada vez tienen un mayor acceso y están más desprotegidos. No se puede permitir conductas machistas en un sector que ha venido para quedarse, y que ya es una realidad.  


 

Enviada por
Elizabeth García Elizabeth García
2103 de 500 Apoyos
02.09.2021

Únete a Osoigo

¿Eres político y estás interesado en participar en Osoigo?

Contacta con nosotros