Pregunta para Congreso de los diputados

Me llamo Laura y convivo con endometriosis. Queremos que haya una buena educación menstrual de calidad. ¡Hay miles de mujeres que, en este momento, lo están pasando muy mal! ¡El Estado debe enfatizar más en la salud de las mujeres!

1 personas la han apoyado
1 de1500 Apoyos
Laura Moreno Pregunta de Laura Moreno

Hola. Me llamo Laura Moreno, soy psicóloga, tengo 37 años y convivo con endometriosis. 

Mi periplo comenzó con un dolor horrible de regla, como el resto de mujeres que tienen endometriosis. A pesar de eso, nadie le dio importancia, por lo que lo normalizas, al igual que la propia sociedad médica. 

Recuerdo desmayarme del dolor, tenía que acudir a urgencias constantemente, dolores intestinales brutales, etc. El dolor de la endometriosis es incapacitante, así que me acostumbré a estar ‘drogada’ con medicinas calmantes cuando me bajaba la regla. 

A mí me diagnosticaron de endometriosis, pero no solo eso, sino que, también, me tuvieron que realizar varias operaciones porque internamente estaba muy afectada. 

Todo comenzó cuando empecé a notar que me dolía el riñón y tenía infecciones de orina. Mi ginecóloga decía que no pasaba nada, pero mi médica de Atención Primaria, al ver que no había avances, decidió enviarme al urólogo -fue mi ángel de la guarda-. Este doctor me vio muy alteradas algunas partes internas, me hizo varias pruebas y decidió operarme porque no podía seguir viviendo así. Podía perder algún órgano interno. 

Posteriormente, me hicieron una laparoscopia, una ileostomía -solo durante unos meses- y una nefrostomía. Después de eso, estuve un tiempo con un tratamiento hormonal hasta que decidí dejar de tomarlas para intentar conectar de nuevo con mi propio cuerpo. 

Ahora me encuentro mucho mejor. He estado trabajado con profesionales en la mejora del suelo pélvico, cuido mi dieta, hago deporte y me cuido intestinalmente, entre otros muchos factores. 

Una de las partes muy negativas de la enfermedad es la posibilidad de infertilidad. Yo tengo 2 miomas en el útero que en su momento no me quitaron. Esta es una de las primeras secuelas de la endometriosis. Yo llevaba unos meses queriéndome quedar embarazada de manera natural, pero no he podido, así que estoy en un proceso de fecundación in vitro. 

Quiero decirle a todas las mujeres que estén en situación similar, que no están solas, nos tenemos a nosotras para ayudarnos y darnos información. Yo, por ejemplo, además de paciente, soy psicóloga especializada en sexualidad. Hago terapia sexual con mujeres que tienen problemas sexuales, infertilidad, dolor, vaginismo, etc. Realizamos diferente técnicas con mujeres que tienen endometriosis y, no solo eso, sino que, también, hacemos terapias sobre problemas de pareja. Es muy importante que una persona sepa sobre sobre sexualidad y, es por eso, por lo que digo pautas de mejora e, incluso, si hiciera falta, puede venir la pareja a consulta también para saber cómo acompañar durante este proceso. 

Aquellas personas que quieran ponerse en contacto conmigo, pueden hacerlo a través de mi página web ‘www.lauramorenopsicologa.es’ o mi perfil de Instagram ‘@lauramoreno.psicologa’.

Por todo lo plasmado, lanzo la siguiente petición al Congreso de los Diputados para que haya más visibilidad e investigación para la endometriosis. 

De igual forma, necesitamos que mejoren las listas de espera y que haya equipos multidisciplinares con profesionales especializados en endometriosis. Sería ideal que en la carrera de medicina hubiera una asignatura sobre endometriosis para los futuros médicos que se especialicen en ginecología. 

Parece que todo lo que rodea a la mujer siempre está en segundo plano, aunque sea, incluso, el dolor. Ante esto, debemos mejorar la educación menstrual de calidad. Necesitamos que tanto en las escuelas como a nivel social o las administraciones haya una mejora de la educación sexual. Hay que ser conscientes de que las mujeres necesitamos unos procesos diferentes y también tenemos que enforcarnos en ellos y conocerlos de verdad. 

Por otra parte, para mí -como psicóloga y paciente- el acompañamiento psicológico es esencial, ir a terapia es imprescindible y recibir información fundamental. 

Si nadie nos entiende cuando contamos lo que nos ocurre, muchas de nosotras pueden llegar a aislarse, no salir de casa e, incluso, tener fobia social. Por eso es importantísimo que un terapeuta te dé la mano y te acompañe desde el punto en el que te encuentras ahora mismo. La idea no es estar toda la vida en terapia, es estar hasta que aprendas a vivir con una situación diferente. 

A mí me encantaría, y creo que es urgente, que haya más plazas de psicólogos en la Seguridad Social, pero esto, por ahora, no va a ocurrir. A nivel social, esto repercute en que, desgraciadamente, hay muchas mujeres que no pueden permitirse acceder a una consultar privada, y las públicas están saturada. Por eso exigimos que haya mucha más inversión en Sanidad y que se abran muchas más líneas de investigación sobre la endometriosis para encontrar una cura. 

¡Estamos hablando de miles y miles de mujeres que, en este mismo momento, lo están pasando muy mal! ¡El Estado tiene que enfocar su mira hacia la salud de las mujeres y conseguir avanzar como sociedad!

1 personas la han apoyado
1 de1500 Apoyos