Pregunta para Congreso de los diputados

Necesitamos políticas, planes de prevención y una buena formación sobre el suicidio. ¿Cuándo se implementarán las medidas de protección y prevención necesarias frente a este asunto, a nivel sanitario y educativo?

7 personas la han apoyado
7 de1500 Apoyos
Laura Gil Pregunta de Laura Gil

Me llamo Laura Gil García y además de ser psicóloga también me dedico a la divulgación de psicología científica en redes sociales con el nombre de @cdeconducta. En primer lugar, quiero dejar claro que no soy una experta en ideación suicida ni en suicidio. Solo soy una psicóloga sensible a este tema y que se esfuerza en intentar ayudar a las personas que lo necesiten. He decidido participar en esta recogida de firmas porque creo que tenemos que dejar de silenciar este asunto que está pidiendo a gritos ser abordado, y sobre todo, prevenido.

En el mundo, según la OMS (2019), anualmente cerca de 800.000 personas se quitan la vida y muchas más intentan hacerlo. En 2016 el suicidio fue la segunda causa principal de defunción entre las personas de 15 a 29 años en todo el mundo. Según los datos recogidos en 2018 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se producen 7,5 suicidios por cada 100.000 habitantes al año en España, lo que implica más de 3.500 muertes, es decir, alrededor de 10 suicidios diarios.

Viendo estos datos es imposible afirmar que existen suficientes medidas de prevención frente al suicidio. Por ello, la necesidad de incluir el suicidio en las agendas políticas, mediáticas y sociales es indiscutible.

El suicidio se puede prevenir. Es por ese motivo que se deben implementar medidas de protección y prevención frente al suicidio. Necesitamos políticas, planes de prevención y sobre todo una buena formación sobre este asunto tanto a nivel de la sociedad como a nivel sanitario, ya que esto implicaría salvar vidas.

A nivel sanitario deberían cambiar muchas cosas. En primer lugar, habría que mejorar la formación de los profesionales de la psicología respecto a este tema, ya que a lo largo de 4 años de carrera solo se le menciona por encima, como si no fuera relevante.

Además, no solo es suficiente con que se destinen más horas al estudio del suicidio, sino que la calidad del abordaje del mismo debe ser mucho mejor. Hoy en día nos podemos encontrar a una gran cantidad de psicólogos/as que ponen etiquetas y diagnósticos en menos de 10 minutos en vez de hacer una evaluación completa teniendo en cuenta los factores contextuales del individuo. Por otro lado, es evidente que se necesitan más psicólogos/as clínicos/as, que por supuesto, estén bien formados.

Asimismo, creo que los centros escolares pueden implementar muchas medidas que ayuden a detectar y prevenir el suicidio.

En primer lugar, se debería formar a los/as profesores/as en este aspecto. Los profesores deberían fijarse en el comportamiento de sus alumnos y estar preparados para identificar señales de alarma. No es suficiente con tener un/a psicólogo/a en el centro escolar, ya que este/a profesional no tiene la capacidad de observar el comportamiento de tantos/as niños/as al mismo tiempo.

Además, también se debería hablar sobre el suicidio en las aulas con el objetivo de prevenir este tipo de conductas. Hablar del suicidio no implica una llamada a cometer dichos actos, al igual que hablar sobre drogas no es abrir el camino a su consumo.

Por todo ello, me dirijo a las y los miembros del Congreso de los Diputados para que sean consciente de la gravedad del asunto y tomen medidas al respecto. 

7 personas la han apoyado
7 de1500 Apoyos

o