Pregunta para Cortes de Castilla y León

Soy Jhako Wheelchair, un accidente de moto cambió mi vida: las sillas de ruedas son ahora mis piernas. Las trabas burocráticas retrasan gran parte de las ayudas para la Dependencia, ¿cuándo se agilizarán todos los trámites?

1 personas la han apoyado
1 de500 Apoyos
Jhako Wheelchair Pregunta de Jhako Wheelchair

Me llamo Víctor (Jhako Wheelchair en las redes sociales), soy ingeniero informático y tengo 30 años. Un accidente de tráfico con mi moto en 2019 cambió mi vida para siempre. Un extraño con la moto hizo que me saliese de la carretera contra una señal parando contra un muro lo que me provocó rotura de casi todas las costillas, esternón y la columna en dos sitios  . Tras varias operaciones me confirmaron una paraplejia que me llevó a pasar casi un año en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Durante mi hospitalización pase por muchos estados anímicos, más preocupado por cerrar temas legales de un negocio fallido y sentimientos/necesidades de mi expareja, que de mi estado actual y el cambio de vida de una persona que pasaba de jugar al balonmano profesional y de hacer crossfit, a estar sentado en una silla de ruedas.

Pase un duro proceso de aceptación de mí mismo, durante el cual, no quería ni siquiera ver a nadie.

Día a día, paso a paso, aprendí sobre mi lesión, su alcance, hasta darme cuenta de que no iba a volver a caminar y de que ese es incluso el menor inconveniente de las dificultades que esto produce. Mi forma de afrontarlo, no es otra que saber que mi estado actual es el peor en el que me voy a encontrar de ahora en adelante, y que si aprendo a vivir así, toda mejoría que pueda llegar conseguirá mejorar mis acciones diarias. Por ello me esfuerzo en el proceso de rehabilitación en el que sigo trabajando cada día.

En el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo hay especialistas de toda clase para iniciar el proceso de rehabilitación y adaptación: fisioterapía, terapia ocupacional, psicológos, sexólogos…  Es un arduo trabajo muy personalizado en el que se centran en potenciar la independencia del paciente para realizar lo mejor posible las tareas del día a día. Es un proceso largo, de meses. 

Emocionalmente, toda la estancia en el hospital, fue bastante dura. Al principio era un mazazo diario y mi forma de ser exigente conmigo mismo me llevó a momentos de mucha frustración. En mi caso no tuve mucha suerte con los psicólogos pero mi primo me dijo: “Deja de intentar ser un 13 sobre 10, ahora es momento de tomarte tu tiempo, no pasa nada, tienes todo el derecho a estar mal, recupérate, y cuando estés listo, vuelve a ser el mejor, vuelve a ser ese 13”. Esto unido al apoyo de  mi compañero de habitación, que ha acabado siendo un hermano más que un amigo.

Los primeros meses de trabajo son claves para observar la evolución y controlar lo que llaman resquicios de movilidad. En mi caso, mi nivel físico por el deporte fue al mismo tiempo una ventaja y un inconveniente: mi forma física era mejor y me ayuda a evolucionar pero también tenía una lesión en las muñecas por el balonmano.

Una de las procesos más desesperantes de este cambio de vida es la parte legal y económica. En mi caso, tramitar el reconocimiento de la discapacidad permanente y las ayudas a la dependencia que me corresponden está siendo una odisea que se prolonga mucho en el tiempo.

Tuve problemas con el trabajador social que me asignaron para tramitar todos estos papeleos, se gestionó mal mi expediente y a día de hoy aún sigo pendiente de la resolución de algunas ayudas que me corresponden.

En mi caso necesito una silla de ruedas activa que cuesta 6.000 euros y he tenido que adelantar todo el dinero por estos retrasos burocráticos en las ayudas. No puedo  esperar, la silla de ruedas son ahora mis piernas y no puedo dejar de invertir en un instrumento que necesito para transportarme en mi día a día.

Cuento aquí mi experiencia como lo hago a través de mis redes sociales, donde intento ir explicando mi evolución y los obstáculos que me voy encontrando como forma de superación en este cambio de vida. Creo que tener referentes que hayan pasado por situaciones como esta es esencial para otras personas que se puedan encontrar en situaciones similares. No pretendo que mi historia sea un manual de instrucciones, cada persona vive estos procesos de una manera distinta. Yo he decidido que todo a partir de ahora será cuestión de actitud y decido ser feliz: “A LLEVARLO TODO SOBRE RUEDAS”.

Firma y comparte esta petición para ser escuchados. Para tener respuestas. 

 

1 personas la han apoyado
1 de500 Apoyos

o