Respuestas

¿Por qué se bajan los precios de las obras de Anoeta?
No hay más respuestas a la pregunta
Juantxo Iturria

Las licitaciones de las obras públicas son el campo abonado para la precariedad


Las licitaciones de las obras públicas son el campo abonado para que se perpetúe el modelo de precariedad y falta de seguridad laboral. Al licitar la obra a la baja, sea por satisfacer a un actor privado como en este caso o sea porque la licitación tiene criterios económicos, se repercute directamente esa bajada en las condiciones laborales y de seguridad de los trabajadores.

Recientemente, varios sindicatos denunciaron las malas condiciones laborales de los trabajadores de las obras de Anoeta. No es un caso aislado, ya que también hemos visto prácticas similares en las obras de la incineradora de Zubieta, por ejemplo.

En Podemos creemos que la dignidad de los trabajadores es innegociable. Desde las Juntas Generales de Gipuzkoa podemos presionar para que las obras con dinero público respeten los derechos laborales y la salud de los trabajadores. De hecho, ya hemos presentado varias iniciativas en ese sentido, que han sido tumbadas por el PNV y el PSE.

Nos pondremos en contacto con vosotros para acordar que tipo de iniciativas podemos desarrollar en las Juntas Generales para denunciar estas prácticas.


  Compartir
Juantxo Iturria
 Pregunta ¿Por qué se bajan los precios de las obras de Anoeta?

ELA tiene muy claro que la remodelación del estadio de Anoeta nos va a costar mucho más que los 50 millones de euros presupuestados inicialmente por ANOETA kiroldegia. Una vez constatado esto, surgen inmediatamente interrogantes del tipo de “¿a qué obedece esta rebaja?”, ¿quién se va a hacer cargo de la diferencia?, o ¿qué supone en la práctica?.

En base a cálculos efectuados en ELA, hemos llegado a la conclusión de que el coste “real” de dicha remodelación en ningún caso estaría por debajo de 70 millones de euros. Nada más descubrir el sinsentido citado, nos reunimos con el Alcalde de Donostia, sr. Eneko Goia, para poner esta grave circunstancia en su conocimiento. Sin embargo, todo indica que no habría error involuntario alguno en este increíble precio de licitación y sí en cambio un hecho premeditado y asumido por los gestores políticos.

Como decíamos, la cantidad/valor de 70 millones que apuntamos no es una cifra lanzada al azar, sino que está rigurosamente basada en precios habituales presupuestados por trabajos realizados en obras similares de Donostia. Trabajos en los que proyectos, presupuestos y licitaciones han sido realizados por el mismo equipo técnico del presente proyecto de Anoeta. Por ello, en ELA nos preguntamos por qué en el caso de Anoeta la obra se plantea a precio de saldo. Y, sobre todo, a costa de qué.

Hablamos de premeditada licitación, porque todo parece indicar que el único objetivo de estos gestores políticos es que la Real Sociedad pague lo menos posible a costa de lo que sea. Y el “lo que sea” en cuestión es fácil de imaginar por dónde puede ir, ya que es harto presumible que tanto las condiciones sociolaborales de los trabajadores, como el mismo dinero público procedente del territorio serán quienes finalmente subsanen el “agujero”. Es decir, a base de precariedad laboral y fraude a las arcas públicas. Y es que una cosa es la afición al fútbol o el amor a unos colores y otra bien distinta el fraude planificado y consentido con el dinero de todos/as. Por ello, desde ELA exigimos que, cueste lo que cueste, sea asumido y abonado íntegramente por la Real Sociedad.

Por otro lado, resulta inaceptable que mientras la obra se nos vende como un gran proyecto para el territorio, ese mismo concepto “territorial” no sea trasladado como exigencia a las empresas a la hora de aplicar el convenio colectivo de la construcción de Gipuzkoa. Por mucho que el fraude se pinte de txuri-urdin, sigue siendo fraude y dado que el anglicismo RESPECT está en boga, también lo exigimos en este caso para trabajadores y arcas públicas.

públicas. En base a lo expuesto, desde ELA exigimos una nueva licitación para la remodelación del estadio de Anoeta. Dicha licitación deberá garantizar y priorizar la ejecución de una obra ejemplar que enriquezca al territorio, con precios socialmente “reales”, garantes de unas condiciones laborales dignas y de calidad. Y cómo no, que nuestras arcas públicas también se vean beneficiadas por cumplirse la ley y no nuevamente esquilmadas bajo el fraude generado por incumplirla.

Enviada por
Usuario Anónimo Usuario Anónimo
6 de 5 Apoyos
23.05.2018

Únete a Osoigo

¿Eres político y estás interesado en participar en Osoigo?

Contacta con nosotros