Pregunta para Senado

Soy Carla Isabel y tuve que dejar la carrera de medicina tras el segundo año al ser diagnosticada de TLP. ¿Por qué las universidades no nos dan facilidades a las personas que tenemos problemas de Salud Mental?

66 personas la han apoyado
66 Apoyos
Carla Isabel V. Pregunta de Carla Isabel V.

Hola, me llamo Carla Isabel, tengo 24 años y escribo este texto en osoigo para reivindicar la falta de orientación en el ámbito académico para las personas con problemas de salud mental. Actualmente, estoy diagnosticada de Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), pero para llegar a esto he pasado por muchos trastornos relacionados con la salud mental. Todos ellos han contribuido a que mis rutinas hayan sido muy difíciles de llevar y, por lo tanto, a tener que dejar mis estudios de medicina a un lado por la inadaptación del sistema.

Como he avanzado en el primer párrafo, mi trayectoria académica ha sido un poco rocambolesca. Todo empezó en Bachillerato, cuando comenzaron a aparecer síntomas graves relacionados con la salud mental. Por aquel entonces, me diagnosticaron depresión mayor, trastorno de ansiedad generalizada y bulimia. Todo ello venía cocinándose en mi mente desde hacía mucho tiempo, sin embargo, la falta de educación y orientación sobre la salud mental hace que no nos demos cuenta de que algo va mal. Lo normalizamos continuamente.

Con todo esto a mis espaldas, conseguí finalizar el Bachillerato y empecé a cursar mis estudios de medicina. Aun a sabiendas de mis problemas de salud, me recomendaron seguir el ritmo de mis compañeras. Obviamente, para mí esto fue muy duro, ya que los horarios de las universidades son muy rígidos y las faltas de asistencia se ven reflejadas de manera directa en la nota final. Cuando fui a informarme para ver qué opciones había para las personas que tenemos necesidades especiales, me quedé ojiplática al ver que la salud mental no entraba en estas adaptaciones especiales.

Llegué a realizar dos años de carrera, pero, de repente, apareció un TCA que se sumó a todos los otros problemas de salud mental. Empecé una etapa de entradas y salidas constantes del hospital. Y ante la incomprensión de los profesionales de la universidad, tuve que dejar de estudiar medicina. 

Una vez ya me estabilicé un poco. Decidí estudiar algo que mi estado de salud me lo permitiera. Y esto es muy importante, ya que los orientadores te dicen que estudies lo que quieres, sin embargo, en muchos casos hay que estudiar lo que se puede, no lo que se quiere. Me matriculé en enfermería en la UAB y, de momento, todo va perfecto. Ojalá me hubieran explicado mis posibilidades antes de pasar el trance tan duro que es la frustración por no poder llevar a cabo la carrera que tanto quería. 

Con todo esto, mi principal reivindicación es sobre la gestión de la salud mental en el ámbito educativo. Tanto los profesores como los alumnos debemos estar formados en este tema, ya que es muy importante entender los síntomas y tratar a las personas que los sufren con empatía. También es muy importante que las universidades contemplen la Salud Mental como una necesidad especial, a la hora de adaptar clases y horarios. Y, por último, que, hasta que todas estas peticiones se hagan realidad,  las personas que padecemos problemas de salud mental tengamos facilidad a la hora de justificar las faltas de asistencia y que esto repercuta de la menor medida posible en la nota final. 

66 personas la han apoyado
66 Apoyos

o

Respuestas de los políticos