Pregunta para Cortes de Castilla y León

Los Bomberos Forestales de Castilla y León no estamos reconocidos como tal. ¿Cuándo se nos va a reconocer la categoría profesional y van a mejorar nuestras condiciones laborales?

1 personas la han apoyado
1 de500 Apoyos

Los Bomberos Forestales de Castilla y León no estamos reconocidos como tal por la administración. En cada camión de incendios somos un conductor y un peón de montes haciendo labores de bomberos, pero sin tener esa categoría reconocida y sin ninguna especialidad. Estamos luchando porque se nos reconozca la categoría con todo lo que ello conlleva, ya que las condiciones bajo las que trabajamos pueden llegar a poner en peligro nuestras vidas.

Recientemente un compañero de Zamora de 62 años ha perdido la vida en primera línea de fuego cuando, teniendo en cuenta su edad, no debería haber estado ahí. Si nos reconociesen como bomberos forestales esto no habría pasado. Es importante que gente de esas edades pueda acceder a unas cuotas reductoras de jubilación. Nosotros, como operativo, no trabajamos los 12 meses del año por lo que nuestra vida laboral es diferente y en muchos casos debemos jubilarnos incluso a los 65 años. 

Al no estar reconocidos como bomberos forestales, la preparación y formación es escasa o incluso nula. Es frecuente las veces que los veteranos somos quienes tenemos que formar a aquellas personas que empiezan directamente en la campaña de incendios sin recibir formación inicial básica alguna. Además, las formaciones que tenemos son muy básicas y a veces pasan más de 7 años entre una y otra, teniendo una duración de 16h en el mejor de los casos.

Cada año estamos condicionados a pasar un reconocimiento médico antes de la campaña. Si no lo pasamos, ese año no trabajamos. Si al año siguiente por algún motivo no volvemos a pasar ese reconocimiento, se da por finalizada nuestra relación laboral con la administración. Nos indemnizan los años trabajados, pero nos quedamos fuera del operativo de incendios. Por eso, si sufrimos cualquier tipo de accidente fortuito que nos imposibilite comenzar la campaña, nos quedamos sin trabajar ese año y, por lo tanto, sin cobrar.

En el caso de las torres de vigilancia, al igual que las autobombas, en la mayoría se trabaja 3 meses y en muy pocas excepciones 6 o 9 meses. Estamos contratados directamente por la Junta de Castilla y León como "escucha de incendios" y la mayoría somos interinos. Nuestro mayor problema es el acceso a las torres de vigilancia, que se produce por nuestros medios y las pistas en general se encuentran en mal estado. Además, muchas torres no están acondicionadas para el calor o el frío, (ej., algunas tienen una gran cristalera y solo tienen una puerta y una ventana, por lo que no se consigue ventilar correctamente para refrigerar el espacio) y la mayoría no cuentan con agua ni luz, algunas tienen una placa solar que permite cargar únicamente las baterías de la emisora. 

Trabajamos y subsistimos bajo unas condiciones bastante precarias que nos afectan a nivel personal.  Al ser profesionales fijos discontinuos y considerarnos como personal esencial, no se nos permite concursar a otras plazas en las que sí se trabajen los 12 meses del año, por lo que nos es imposible poder mejorar nuestra situación laboral. Trabajamos 3-4 meses al año en muchos de los casos y así nos es imposible vivir. Por eso queremos dirigirnos a los miembros de las Cortes de Castilla y León. Trabajamos día a día como Bomberos Forestales, por eso es más que necesario que se nos reconozca la categoría profesional con todo lo que esto conlleva:  tener plus de peligrosidad, mejorar las formaciones, los meses trabajados, las cuotas reductoras de jubilación y, en definitiva, obtener unas condiciones de trabajo dignas que nos permitan desarrollarnos profesionalmente y dotar a la Junta de Castilla y León de un servicio de bomberos forestales a la altura de las exigencias que, como se está demostrando año tras año, son totalmente necesarias y urgentes.

1 personas la han apoyado
1 de500 Apoyos

o