Pregunta para Parlamento de Canarias

Soy Javier y mañana me someteré a un trasplante de médula: ¿Me ayudáis a concienciar sobre la importancia de donar médula?

500 personas la han apoyado
500 Apoyos

Hola,

Me llamo Javier, tengo 32 años y mañana me someteré a un trasplante de médula ósea. Estoy convencido de que voy a vencer a este linfoma de Hodgkin, pero ¿y vosotros? ¿estáis convencidos de lo crucial que es hacerse donante de médula?

Algunos quizá sí, pero otros no tanto, seguramente por desconocimiento, falta de información, o falta de algún caso cercano. Pero no os preocupéis, por eso he venido a contaros mi historia. Con 16 años me diagnosticaron un linfoma de Hodgkin, me sometí a un tratamiento de quimioterapia y asistimos a la remisión completa de la enfermedad, pero 14 años después, en 2020, los síntomas regresaron. Los médicos diagnosticaron que volvía a padecer la enfermedad, pero en un estadio más agresivo, de ahí que esta vez una quimioterapia de primera línea no fuese suficiente. Tendría que pasar entonces a una segunda o tercera línea de tratamiento.

A dos días de la declaración del estado de alarma, yo comencé a recibir una quimioterapia más agresiva. A los meses observaron que había una respuesta parcial de la enfermedad y me mandaron a autotrasplante. Todo marchaba bien, entré en remisión, pero los médicos consideraron que lo adecuado era que me sometiese a un trasplante alogénico para terminar con la enfermedad de forma radical, ya que el autotrasplante no aseguraba la curación total.

Y así hasta hoy. Mi hermana va a ser mi donante. Somos 100% compatibles. Mi hermana me va a salvar la vida. Yo me encuentro bien, hoy estoy en mi día de descanso previo al trasplante. Mañana recibiré la infusión de las células de mi hermana y empezará mi nueva vida.

Desde mi habitación en el Hospital Negrín de las Palmas de Gran Canaria os estoy contando mi historia. ¿Para qué? Pues, en primer lugar, para pedir a todos los ciudadanos sanos que se hagan las pruebas para poder registrarse en el banco de donantes. Porque ese pequeño gesto puede salvar una vida. En mi caso, mi hermana me salvará la vida. Qué inmensa suerte. No todos los pacientes en mi situación corren la misma suerte; muchos se sumergen en una búsqueda a la espera de un donante compatible...

Y por esa razón toda la población debería tener esa idea grabada en la mente: con un simple análisis puedes salvar una vida. Pero también deberían tenerlo en cuenta nuestros representantes políticos. Dirigentes del Parlamento canario, ¿cuándo se lanzarán campañas de información y concienciación acerca de la importancia de donar médula? Estamos hablando de vidas humanas. 

500 personas la han apoyado
500 Apoyos

o