Pregunta para Parlamento de Cantabria

Me llamo Hind, soy musulmana, y no puedo ir al instituto porque no me dejan llevar el velo. ¿Por qué no puedo ejercer mi derecho a la educación sin tener que renunciar a mi identidad?

566 personas la han apoyado
566 Apoyos
Hind A. Pregunta de Hind A.

Me llamo Hind, nací en Marruecos y vivo en Santander desde los dos años. Ahora tengo 16 años e iba a empezar el bachillerato en el Instituto Alberto Pico. Digo “iba”, ya que de momento no he podido asistir a clase por llevar velo.

Fui desde pequeña a un colegio concertado que iba ligado a la iglesia, y nunca tuve ningún problema, estaba prohibido llevar gorra u otros accesorios, pero nunca me dijeron nada del velo, ya que daban por entendido que no es un accesorio. Este año me matriculé en el IES Alberto Pico para empezar el bachillerato. Hice la matrícula de forma presencial, me vieron en persona con el velo, y nadie me dijo absolutamente nada, así que no pensé que tuviera que haber ningún problema.

Todo empezó el día de la presentación, que estábamos en el patio y la jefa de estudios nos fue llamando uno a uno para tomarnos la temperatura. Yo fui la primera y, cuando me acerqué a ella, me miró y me dijo que no podía ir con la cabeza tapada. Me quedé bastante sorprendida, no me lo esperaba. Decidí irme y la jefa de estudios no me dijo nada más, no intentó impedirme que me fuera.

Luego hablé con otras compañeras mías, que estaban también muy extrañadas por todo lo que había pasado, al parecer nunca había ocurrido nada de ese estilo en ese instituto, que además es público y supuestamente defensor de la multiculturalidad. Al final mis compañeras me convencieron para volver, e incluso hubo más chicas que me acompañaron y me animaron desde la puerta del centro.

Entramos en el centro, nos encontramos con algunos profesores que también estaban sorprendidos y no entendían lo que había pasado. Salió la directora de su despacho, me separó del grupo y le expliqué todo lo que había ocurrido. Ella se puso de la parte de la jefa de estudios, diciendo que no podía llevar el velo porque, según la normativa del centro, no se pueden llevar gorras y accesorios. Le respondí que mi velo no es un accesorio, y que seguiría llevándolo, aunque eso implicara cambiarme de colegio.

La directora siguió insistiendo para que me lo pensara, que no tenía por qué cambiarme de centro, y llegó a comparar la situación con cuando una mujer va a una mezquita y tiene que ponerse el velo por respeto. No es lo mismo entrar en un lugar de culto, de forma voluntaria, que verse con la obligación de renunciar a tu identidad para tener un derecho tan básico como es el de la educación.

Durante esos días, mi padre fue llamando y no respondían. Cuando al final lo hicieron, dijeron que no es verdad lo que contaba, que la jefa de estudios me apartó del grupo para comentármelo y no lo dijo delante de todo el mundo. También me dijeron que me podrían denunciar por difamación, ya que publiqué un vídeo en Instagram contando lo ocurrido.

Fui de nuevo al colegio para ver qué pasaba y así quedara constancia de la situación que había. Me tomaron la temperatura sin problema y me encontré con la directora, quien me llevó a una esquina y me volvió a hablar de la norma, que quitarme el velo es un signo de que somos todos iguales. Me había informado y había visto que el IES Alberto Pico no es laico, así que no tenían derecho a prohibirme llevar velo, ya que es la expresión de mis convicciones religiosas, que hay que respetarlas, según la normativa.

Ella se defendió diciendo que la normativa se podía interpretar de distintas formas y me propuso enviar un correo explicando por qué llevo velo, por qué lo decidí, y argumentar por qué ellos deberían dejarme llevarlo, que luego ya verían cómo gestionarlo. No tenía ningún sentido, si me hubiese teñido el pelo de verde, nadie me habría pedido que diera explicaciones de por qué lo hecho. ¿Por qué sí en el caso del velo?

Me negué a enviarles ese correo, y en su lugar fui a la inspectora del colegio a presentar una denuncia, relatando todos los hechos y pidiendo una reincorporación inmediata. Como tardaron bastante en contestarme, estaba indecisa porque no sabía si cambiarme de colegio, ya que estaba perdiendo días de clase, paro finalmente decidí seguir luchando para volver al centro, porque si no todo lo que había hecho habría sido en vano.

Anteayer, 13 de octubre, me confirmaron desde la Consejería de Cultura que mi reincorporación había sido aceptada y que podía ir a clase cuando quisiera. Tan pronto como recibí la respuesta, fui al colegio con mi madre para hablar con la directora. Me pusieron muchos obstáculos para verla, y finalmente solo pude enviarle un correo para informarle que tenia la autorización para ir.

La directora me dijo que en la confirmación no constaba que pueda entrar en el centro con el velo, que no lo mencionaban en ningún momento y no estaba claro a qué se refería. Siguió tratándome como si el problema fuera mío y no suyo, como si yo no fuera al colegio porque no quiero. Le propuse entrar de todas formas y, si hacía falta, que me abrieran un expediente, pero lo que no quería era perderme las clases.

La situación ha vuelto a estancarse, y justo ayer hablé con la inspectora y me ha dicho que se enviará un informe oficial que por desgracia le dará la razón al colegio. Así que, un mes después de haber empezado el curso, sigo sin haber ido a clase y ahora estoy pidiendo plaza en otros colegios.

Ante esto, me quiero dirigir a los políticos del Parlamento de Cantabria, ya que soy de Cantabria y son mis representantes en dicha cámara, para que se garantice una educación que respete la diversidad, la multiculturalidad y las convicciones religiosas de cada alumno.

Decidí llevar velo hace tres años, y fue una decisión propia, nadie me presionó para que lo llevara. Incluso mis padres, marroquíes y musulmanes, no querían que lo llevara porque tenían miedo de que sufriera discriminación. Estoy cansada de tener que dar explicaciones para justificar mi velo, de estar en una manifestación feminista y que me señalen, y estoy especialmente indignada porque se me niegue el derecho a la educación por llevar velo.

566 personas la han apoyado
566 Apoyos

o

Respuestas de los políticos

Pregunta dirigida a: Parlamento de Cantabria

Parlamento de Cantabria

0 Apoyos Políticos

Preguntar