Me han llegado a escupir y agredir por ser Asperger: ¿Para cuándo una educación inclusiva basada en la diversidad?
No hay más respuestas a la pregunta
Francisco Javier Conejo Rueda

Hemos registrado una pregunta parlamentaria para el consejero de Educación


Gracias Ángel, hemos registrado en el Parlamento de Andalucía una pregunta dirigida al Consejero de Educación exponiendo tu caso y reclamando recursos en materia de inclusión en nuestra educación pública. 


 Compartir
Francisco Javier Conejo Rueda
 Pregunta Me han llegado a escupir y agredir por ser Asperger: ¿Para cuándo una educación inclusiva basada en la diversidad?

Mi nombre es Ángel Córdoba Domínguez, soy malagueño, vocal de igualdad del Consejo de Estudiantes de mi Facultad, y activista por la visibilidad de los trastornos del espectro autista. Mi experiencia como persona con Asperger que ha sufrido discriminación y bullying desde temprana edad, me sirve para entender en qué área se debe trabajar para lograr una sociedad más inclusiva: la educación. Por esta razón, entre otras, decidí estudiar la carrera de Magisterio que estoy cursando en la Universidad de Málaga, para que ningún otro niño pasara por lo que yo viví. 

Mi infancia estuvo marcada por el aislamiento social. Mis compañeros se reían de mí y me señalaban como “el raro” evitando mi compañía. Muchos recreos, buscaba conversar aunque fuese con los docentes, que me despachaban: “Vete a jugar con los otros niños”. Niños y niñas que no querían jugar conmigo. Los profesores, en lugar de trabajar la inclusión y el valor de la diversidad funcional y cognitiva, miraban en muchas ocasiones hacia otro lado. Por esta actitud de rechazo, fruto de una educación en la que no se trabaja la inclusión, yo no quería ir al colegio. 

Viví experiencias que ningún niño debería vivir: me insultaban, se burlaban de mí, me llegaron a agredir e incluso escupirme. En cuarto de la ESO me pusieron una chincheta en la silla. Un día, mi abuelo me dio un consejo: no dejes pasar ni una, si ellos te agreden de manera psicológica o física, defiéndete. Y eso hice. Me llevé un parte y le dejé el ojo morado al abusón. Pero algo se redujeron las burlas. Me tuve que defender, aunque sé que la violencia no debe ser nunca la solución. Tampoco el suicidio. Muchos niños con Asperger han tenido tentativas suicidas a raíz de episodios como el que describo. Confío en que mi historia les haga reflexionar sobre la necesidad de garantizar las medidas concretas que propongo para una educación en diversidad e inclusiva.

En 2º de la ESO, mis propios compañeros me defendieron ante el hiriente comentario de un nuevo alumno. “Tú sólo sirves para vender cupones de la ONCE”, me dijo, debido al Nistagmo congénito que padezco. Ellos decidieron salir en mi defensa porque consideraban que este chico no estaba siendo justo conmigo. Si bien es cierto que este episodio fue un caso aislado, todavía, a día de hoy, me encuentro con adultos que no quieren entender ni aprender sobre los trastornos cognitivos. Me parece que la actitud por parte de los adultos cuando hablamos de Asperger no debe ser de rechazo sino de interés por comprender y aprender. El rechazo es el resultado de haber recibido una educación no inclusiva con la diversidad, ya que el aprendizaje se desarrolla con más intensidad durante la infancia y la adolescencia

En definitiva, dirijo mi campaña a los políticos del Parlamento de Andalucía,  confiando en llegar al resto de gobiernos autonómicos e incluso al gobierno central, con una meta que espero podamos lograr como sociedad: educar en valores. 

Firma y comparte mi campaña para conseguir los apoyos necesarios para que nos escuchen

Enviada por
Ángel Córdoba Domínguez Ángel Córdoba Domínguez
675 de 500 Apoyos
19.02.2021

Únete a Osoigo

¿Eres político y estás interesado en participar en Osoigo?

Contacta con nosotros