Pregunta para Parlamento de Canarias

Tengo 28 años y padezco cáncer de cérvix. Aunque parecía que la situación estaba controlada, hubo un giro completo en el pronóstico después de la intervención quirúrgica. ¡La apuesta pública para la investigación y para la prevención es crucial!

502 personas la han apoyado
502 Apoyos
Chiqui García Pregunta de Chiqui García

Me llamo Chiqui y vivo en las Islas Canarias. A principios de año, empecé a experimentar episodios de sangrados intermensuales y después de tener relaciones sexuales. Este hecho se alargó unos meses, así que finalmente, en junio, decidí pedir cita con el ginecólogo. Me practicaron una citología y al empezar a hacérmela, el médico ya se percató de que había alguna irregularidad, así que me practicó tres biopsias al momento. Después de dos semanas, me llamaron para que acudiera, de manera urgente, a recoger los resultados de las pruebas.

El doctor me informó de que padecía cáncer. No tuvo mucho tacto al hacerlo y tampoco al responder las preguntas que me surgieron al momento. Solo repitió que en el hospital me indicarían como se encontraba la afección y cuál era el camino a seguir. Informé a todo mi entorno sobre la situación y al día siguiente acudí al hospital. Me explicaron que el cáncer se encontraba en estadio 1. El día 23 de agosto entré a quirófano con la idea de que me practicarían una histerectomía radical sin la extirpación de los ovarios, pero no fue posible. Uno de los ganglios circundantes dio positivo y solo pudieron extirparme los ganglios y las trompas; no me pudieron quitar el tumor. En estos momentos, me estoy recuperando de la intervención quirúrgica y me harán seguimiento hasta octubre, que es cuando empezaré con los tratamientos pautados. Me someteré a 28 sesiones de radioterapia, a cinco de quimioterapia y a dos de braquiterapia; un tipo de radioterapia más focalizado.

Tengo 28 años y no esperaba, para nada, tener que hacer frente a una situación así. Yo, personalmente, hacía un año y cuatro meses que me había hecho la última citología y había salido correcta. Es imprescindible la prevención; a nivel personal considero que hay que ser consciente de la importancia que tiene ser constante en relación con las revisiones ginecológicas, pero sobre todo a nivel institucional, pienso que se debería de apostar para realizar revisiones mucho más a menudo (dos o tres años entre revisiones es una barbaridad) y para que las mismas fueran mucho más completas a nivel de pruebas. También pienso que desde la Seguridad Social se debería de procurar que el hecho de coger cita, recibir revisiones y hacer derivaciones o seguimiento no fueran procesos que se alargaran demasiado en el tiempo.

Finalmente, quiero hacer mención a la necesidad imperiosa de que se mejore la inversión pública que se destina a la investigación, teniendo en cuenta que es la única vía que existe para avanzar hacia la curación. Es por todo lo presentado que me dirijo a los políticos del Parlamento de Canarias, ya que son quienes me representan: “¡La apuesta pública para la investigación y para la prevención es crucial!”

502 personas la han apoyado
502 Apoyos

o