Pregunta para Cortes Valencianas

¿Cuándo se van a tomar en serio la salud mental de los jóvenes y van a dejar de estigmatizarla?

30 personas la han apoyado
30 de500 Apoyos
Cecilia DLF Pregunta de Cecilia DLF

Hola, mi nombre es Ceciliay quería hablar sobre la Salud Mental desde mi propia experiencia.

Me diagnosticaron depresión y ansiedad el año pasado, tras la cuarentena y cuando mis padres descubrieron todo lo que me estaba sucediendo. Lo descubrieron cuando tuve mi primer intento de suicidio y les vino todo de golpe. Tardé días en empezar un seguimiento terapéutico tras el intento y por medio de la Sanidad Pública de la Generalitat Valenciana.

Pero aunque acudir al psicólogo ya era algo, yo no quería abrirme y los pensamientos que invadían mi mente siguieron aumentando. Pasados meses y después de varios intentos más que no llegaron al hospital y que mis padres no supieron, empezamos otro año, 2021. Mientras todas las personas a mi alrededor celebraban la entrada de otro año nuevo, yo sólo podía pensar en cuál sería mi próximo movimiento para terminar con aquel vacío. Así que el 5 de enero de 2021 de madrugada, tuve otro intento autolítico y éste me llevó a Urgencias, aunque yo no recuerdo nada de aquello. Los recuerdos vinieron vagamente a partir de estar en la UCI, y después me dijeron que me trasladaron al Hospital La Fe de Valencia, a la unidad de psiquiatría infanto-juvenil.

En el Hospital General antes de llegar a La Fe, quisieron darme el alta, pero mis padres insistieron en que tenían miedo de que volviera a intentar acabar con mi vida y pidieron el traslado. Cuando estaba terminando mis días de ingreso allí, mi madre me consultó de ingresar en un centro de Salud Mental llamado ITA Argentona, situado en Barcelona.

Al salir del hospital y pasar un par de semanas en casa por el papeleo, ingresé en aquel centro que cubría la Generalitat porque en Valencia no existía la posibilidad de ingreso 24/7. Allí empecé una etapa de descubrimiento personal y de aprendizaje muy importante y vital en mi vida. 

Siete meses y medio fue el tiempo que estuve ingresada allí, hasta el pasado 14 de septiembre de 2021. Volví a mi casa en Valencia, pero el cambio en mi seguimiento fue muy radical. Pasé de estar ingresada y atendida las 24 horas del día a tener con suerte una visita telemática cada dos semanas, y aquello tuvo su efecto en mi estado de ánimo claro.

He podido aprender lo importante que es tener una buena Salud Mental, pero sigo viendo cómo todavía se trata de un tema invisible e incómodo de tratar. Un tema que ignoramos y sobre el que no tenemos información o preparación alguna. Durante éste mes se ha estado hablando más que nunca sobre darle visibilidad a la Salud Mental y parece que vamos avanzando muy lentamente, pero sigue quedando mucha lucha por delante. Ya sabemos que la mayor causa de muerte en los jóvenes es el suicidio, pero, ¿acaso hay que recurrir a ese extremo para que la gente se dé cuenta del problema?

Porque antes de llegar al extremo de intentar acabar con tu vida, hay un infierno eterno y doloroso, un infierno que no te deja ver las cosas más que de una forma pesimista y sin ningún tipo de esperanza. Ese infierno en el que te sientes tan solx y cada día cuesta más levantarse de la cama. Se habla mucho de los prejuicios sobre la depresión y esto la estigmatiza mucho y confunde aún más a las personas que la sufren.

Depresión, ansiedad, TLP (trastorno límite de la personalidad), TCA (trastornos de la conducta alimentaria), trastornos de la conducta, esquizofrenia, psicosis...

TCA: anorexia nerviosa/compensativa, purgativa y restrictiva; bulimia purgativa, nerviosa; TCANE (trastorno de la conducta alimentaria no especificado), trastorno por atracón......

Necesitamos que se conciencie y se informe más sobre éstos trastornos y enfermedades mentales, pero que se haga antes de llegar al extremo que acaba con miles de vidas. Visibilidad, información, prevención, tipos de ayuda, desestigmatización de las mismas...

Recuerda que puedes sentirte bien, mal, fatal, o incluso no saber cómo te sientes, a veces pasa. Aunque lo parezca y creas estar segurx de ello, no estás solx en esto. No eres un bicho raro ni tampoco la única persona a la que le sucede eso, somos más y nos podemos entender mejor que nadie.

Nos dicen que ser fuerte significa no permitirte caer o equivocarte, saber cómo salir siempre adelante, no dejar que nada te hunda ni te haga caer; pero no pueden estar más equivocadxs. Ser fuerte es poder caer y aprender de ello, es que a veces no sepas qué hacer o cómo actuar para poder seguir con todo cada día, es sentirte demasiado cansadx y despertar cada día o simplemente levantarte de la cama. Ser fuerte no siempre se trata de seguir como si nada pudiera contigo, si así fuera, no seríamos humanxs. Pero como humanxs, muchas veces erramos, nos caemos o no vemos salida, al igual que sonreímos, reímos, lloramos, nos divertimos o conseguimos lo que nos propusimos. Pero si notas que algo no va bien, no tienes que demostrar lo contrario, porque créeme que sé lo que es fingir una risa o una sonrisa, y los demás se llegarán a preocupar más si nunca muestras que estás mal. NO eres una carga y puedes no estar bien o estarlo.

30 personas la han apoyado
30 de500 Apoyos

o