Pregunta para Senado

Mi nombre es Carmela y tengo una lesión medular. ¿Cuándo tendremos verdadera accesibilidad a todos los sitios las personas con movilidad reducida? Las habilitaciones deberían verificarlas personas en sillas de ruedas.

103 personas la han apoyado
103 de700 Apoyos
Carmela Bejarano Pregunta de Carmela Bejarano

Mi nombre es Carmela, tengo 43 años y desde hace casi tres años que tengo una lesión medular. Actualmente, mi movilidad reducida me obliga a usar una silla de ruedas para desplazarme. Cuando comencé a usarla descubrí lo mucho que cuesta acceder a la mayoría de lugares.

Para los que los sitios sean habilitados, como por ejemplo, una rampa en un estanco, tienen que cumplir con una normativa de medidas, pero la realidad es que esa habilitación no es verificada por una persona en silla de ruedas, por lo tanto, muchas veces esa rampa no está el 100% adaptada, porque efectivamente cumple con las medidas establecidas, pero no es accesible, porque al final de esa rampa hay un pequeño escalón de tan siquiera dos dedos que imposibilita el acceso y que puede producir que volquemos hacia atrás o que necesitemos de una persona lo cual merma nuestra independencia. Es necesario que haya una persona con movilidad reducida, que se desplace en silla de ruedas para verificar que efectivamente ese lugar es accesible y adaptado.

LUGARES DÓNDE NO TUVE ACCESIBILIDAD AL 100%:

  • Bares y restaurantes con escalones.
  • Aceras sin rebajar con las carreteras, supone que tengamos que desplazarnos bastantes metros hasta acceder a un rebaje por el que cruzar con seguridad.
  • Baños en centros comerciales para personas con movilidad reducida cuyo tamaño no es el adecuado y una silla no puede entrar.
  • Elevadores de sillas, sin mantenimiento, con lo que la mayoría no funciona.
  • No podemos ir al cine ya que tenemos que ver la película en primera fila y desde nuestra silla, en esa fila debería haber asientos a los que transferirse para verlo con comodidad, como el resto de público.
  • Teatros sin plazas adaptadas.
  • Conciertos con entradas más caras para personas con movilidad reducida.
  • Baños cerrados con llave, que implica localizar la llave y solicitar la apertura de la puerta, ya que la puerta no tiene el sentido correcto o el cierre es inaccesible por altura.
  • Solicitar a alguna persona que pulse timbres de acceso, del banco, por ejemplo, ya que la altura es demasiado elevada.
  • Compras en tiendas de barrio donde nos atienden en la calle por no poder entrar.
  • Portales dónde las sillas no pueden girar, la mayoría de las personas tienen que cambiarse de casa, barrio e incluso ciudad.

Es cierto que las personas son muy generosas y nos ayudan para entrar y/o salir de un lugar o para bajar de la acera, pero dependemos de terceras personas que pasen por la calle y que puedan apoyarnos en el acceso. Muchas veces implica que entre varias personas te eleven un escalón, pero tenemos miedo a padecer una caída o que esas personas se lesionen por soportar el peso. Tenemos muchas dificultades en cuanto a la movilidad en las cosas cotidianas y en los momentos de ocio. Es por esto que hay muchas personas que no salen de sus casas.

Necesitamos que personas en silla de ruedas verifiquen si un sitio está habilitado para cumplir la normativa y donde todos y todas podamos entrar. La accesibilidad para las personas con movilidad reducida es fundamental.

¡Apoya y ayúdanos!


 

103 personas la han apoyado
103 de700 Apoyos

o