Pregunta para Parlamento de Catalunya

Debemos demandar una transición a un modelo alimentario, justo y sostenible para todes, basado en plantas con el fin de mitigar la extinción masiva de especies, frenar los peores efectos del cambio climático y asegurar la justicia animal.

102 personas la han apoyado
102 de500 Apoyos

Somos Animal Rebellion Barcelona y hacemos parte de un movimiento de voluntariado masivo internacional que pide una transición a un modelo de alimentación basado en plantas para mitigar la extinción masiva de especies, combatir los mayores efectos del cambio climático y lograr la justicia animal. Tal como Rosa Parks, Marthin Luther King y Ghandi lo hicieron en su momento, utilizamos la Desobediencia Civil y la Acción Directa No Violentas para exigir a los gobiernos a que digan la verdad, actúen ya, y así despertar la conciencia de la población y hacer que se escuche nuestra alerta.

Hace poco pintamos el agua de blanco para protestar por la desproporcionada inversión de 10 millones de euros que el Departamento de Agricultura de Catalunya decidió dedicar para impulsar el sector lechero. También hacemos una acción contra la empresa icónica del fast food, McDonald's, junto a otros Rebels en ciudades principales de otros países como Holanda, Alemania y Reino Unido, para reclamar un menú 100% basado en plantas para el 2025. Nuestras acciones son masivas, inclusivas y creativas. Podemos engancharnos con pegamento, simular la muerte de les animales y hasta bloquear accesos para aumentar el impacto, de calles, instituciones y empresas tóxicas. Buscamos movilizar el 3,5% de la población para lograr un cambio real de nuestro sistema tóxico y destructivo. Así, vamos directamente a por el sistema, pues el cambio individual es muy lento. 

¡No podemos callar más! Estamos viviendo el cambio climático y aunque el Gobierno decida ignorar las pruebas científicas del colapso climático y ecosocial que ya estamos sufriendo, nosotres luchamos todos los días para que todes entiendan la urgencia con la que debemos actuar. Por esto, tenemos tres demandas específicas para las autoridades

  1. El Gobierno debe decir la verdad declarando una emergencia ecológica y climática y debe haber un desmantelamiento de las barreras de información. Se debe trabajar con otras instituciones para comunicar la urgencia del asunto y ser transparentes con la ciudadanía. Deben reconocer que las industrias ganadera y pesquera son las que más contribuyen a la catástrofe climática y al colapso de nuestro ecosistema.
  2. El Gobierno debe actuar ahora para parar la pérdida de nuestra biodiversidad y reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero a un neto cero para el año 2025. Es necesaria una transición sostenible a un sistema de alimentación a base de plantas junto a otras medidas importantes.
  3. El Gobierno debe crear y ser liderado por decisiones de una asamblea ciudadana sobre justicia ecológica y climática. La asamblea ciudadana debe poder discutir y ser vinculante a la hora de legislar. Esta figura ya existe en otros países como Escocia y Francia y podría beneficiar al Gobierno mediante expertos que aporten conocimiento y representen a la ciudadanía.

Las autoridades deben evitar el colapso climático y ecosocial de nuestro planeta. Las instituciones y ministerios de Ganadería y Pesca apoyan a los gobiernos a seguir con el mismo sistema tóxico, un sistema que ha demostrado contribuir a la destrucción de nuestro planeta, causando sufrimiento animal y siendo una causa de virus mortales como la gripe porcina, gripe aviar y la actual pandemia del Covid-19. Por esto, necesitamos planificación y acción, de manera inmediata, para que nuestros gobernantes escuchen lo que dice la ciencia sobre la emergencia animal, climática y ecológica.

Estamos viendo un aumento del CO2 y otros gases de efecto invernadero que conducen a un aumento de la temperatura. Pero no sólo lo estamos viendo en estudios científicos, también lo estamos experimentando. El planeta está viendo deforestación, desertización, contaminación del agua, explotación directa de animales humanes y no humanes, contaminación por redes de la industria pesquera, eutrofización, migración de personas de los lugares más afectados, extinción masiva de nuestra biodiversidad y mucho más además del aumento de gases de efecto invernadero. 

Como resultado de todo esto, vemos tasas de extinción de especies entre 100 y 10.000 veces superiores a la tasa de extinción de fondo natural y muchos dicen que estamos en la sexta extinción masiva, la primera de causa antropogénica. El 98% de todas las reducciones de las poblaciones de fauna salvaje se han debido a nosotres, los humanos. Hoy hay un millón de especies más amenazadas de extinción; esto es sólo las especies que están en peligro de extinción con las condiciones actuales. ¿Por qué? Porque hemos nacido en un sistema tóxico y hemos nacido comiendo carne sin preocuparnos por las consecuencias que esto significa para les animales y nuestra tierra madre. Elles, como nosotres, también son conscientes, sienten y tienen deseos de vivir. Entonces, entendiendo esto, ¿cómo no tener un punto de vista antiespecista donde entendamos que no podemos abusar y matar animales para nuestro confort y nuestra alimentación? 

Pero además de un sufrimiento injustificado e innecesario de les animales, la industria animal implica efectos ambientales devastadores para nuestro planeta. Desde que crece un animal hasta que llega a nuestro plato, la contribución al cambio climático global es monumental y lo más grave es que las personas no saben ni están informadas de que la industria ganadera y pesquera están entre las primeras responsables de los gases de efecto invernadero. 

Los gases de efecto invernadero antrópicos son responsables del colapso climático. Un sector que mucha gente menciona cuando habla de este tema es el transporte, es decir, los aviones, trenes, coches, bicicletas, etc. Sin embargo, el transporte sólo aporta el 13% de todos los gases de efecto invernadero, mientras que la cifra más conservadora de la agricultura animal es del 14,5%, las más pesimistas cifran más de un 30%. Entonces, la cifra más conservadora de los efectos de la agricultura animal sigue siendo superior que la del transporte que es considerada por muchos como la mayor responsable. La agricultura animal incluso es la principal causa de deforestación, para pastar y cultivar, sin mencionar cómo nuestra biodiversidad va camino a la extinción a causa de ella.

Por todo lo anterior, Nuestra Rebelión pide una cultura regenerativa saludable, resiliente y adaptable que priorice la alimentación vegetal. Está totalmente comprobado que con una dieta basada en plantas podemos transicionar a un sistema apto para empezar a frenar el cambio climático. Así, hoy, junto a Osoigo, enviamos nuevamente nuestro mensaje a las autoridades, al Parlamento de Catalunya, sobre la importancia de reconstruir un mundo habitable y saludable, para los vulnerables y los fuertes, los jóvenes y los viejos, y todos los seres vivos que habitamos este planeta que hoy se enfrenta a tan grandes retos.
 

102 personas la han apoyado
102 de500 Apoyos

o