Pregunta para Congreso de los Diputados

Soy Amalia, vivo en Valencia y sufro Esclerosis Múltiple desde los 25 años, además de otras enfermedades autoinmunes. ¿Por qué no se destinan más recursos a la investigación de las enfermedades autoinmunes?

139 personas la han apoyado
139 de 1500 Apoyos
Amalia Correcher Pregunta de Amalia Correcher

Me llamo Amalia, soy de Valencia, tengo 34 años y, hace ya nueve, fui diagnosticada con Esclerosis Múltiple. Todo comenzó a raíz de unos temblores y cosquilleos que empecé a sentir en las piernas, lo que acabó en la pérdida de visión de mi ojo derecho

Para mí esta fue una de las situaciones más impactantes: subí a mi coche un día después de trabajar y, antes de que me diera cuenta, todo se volvió negro a mi alrededor. No diferenciaba luces, no sé ni tan siquiera como pude llegar a casa ese día. Fue así como, a mis 25 años, me diagnosticaron esclerosis múltiple.

Además, a raíz de esta dolencia, se me han ido sumando otras nueve enfermedades autoinmunes nuevas: entre ellas la artritis reumatoide, la parestesia en el lado derecho de mi cuerpo, la neurosis óptica -lo que me provoca las pérdidas de visión-, la vejiga neurógena…

Convivir con la esclerosis múltiple, así como el sinfín de enfermedades que llevo en mi mochila, me ha enseñado todo. Por un lado, he aprendido a ser valiente, perseverante y paciente. A valorar todo lo que me rodea y a disfrutar de cada momento en toda su esencia. Además, he aprendido a ser fuerte y a aceptar que la vida es un elemento cambiante y que hay que aceptar las situaciones como vienen en cada momento.

No es fácil convivir con tantas enfermedades, con el dolor y los síntomas que acarrea cada una y, aun así, tomarse la vida con ganas con una sonrisa y no ponerte limitaciones. Pero hay que adoptar una filosofía que te permita disfrutar al margen de tus circunstancias: la vida es solo una, no hay más oportunidades para vivirla.

Sin embargo, hay algo que a los enfermos autoinmunes nos pesa demasiado: la incomprensión. Nadie que no haya pasado por lo mismo que nosotros, nadie que no haya sentido el mismo dolor y la sensación de impotencia al perder, a veces, el control de tu propia vida. La realidad es que, dentro de la sociedad actual, las enfermedades crónicas son ese gran desconocido, ignoradas por la mayor parte de la población, a pesar de que cada día seamos más personas quienes las sufrimos.

Por ello, pido que se destinen más recursos a investigar este tipo de enfermedades. Es cierto que existen muchos tratamientos, pero no son suficientes. Este tipo de dolencias afectan a cada persona de una manera y no se puede garantizar la efectividad de un tratamiento común a todos los pacientes que sufren la misma patología. Estos no siempre funcionan, y cada vez más gente sufre su enfermedad en silencio.

Solo buscamos vivir nuestra vida con la mejor calidad de vida posible y que las futuras generaciones de enfermos crónicos tengan mejores oportunidades de acceder a tratamientos más específicos y enfocados a su sintomatología particular.

139 personas la han apoyado
139 de 1500 Apoyos

o