Pregunta paraParlamento de las Islas Baleares

Soy Yolanda, sufro disbiosis intestinal ¿cuándo este tipo de patologías serán cubiertas y atendidas por la Sanidad Pública?

78 personas la han apoyado
78 de500 Apoyos

Mi nombre es Yolanda tengo 40 años y desde hace varios años padezco de Sibo, Disbiosis, cándida intestinal, estrés oxidativo, parásitos e intoxicación de metales. Me ha llevado años y muchas visitas a especialistas tanto de la sanidad pública como privada, para tener un diagnóstico y un tratamiento correcto con el que poco a poco comienzo a tener resultados y vuelvo a ser yo. Después de tener a mi hijo y tras un largo período de estrés laboral y personal, comencé a sentirme realmente mal.

Desde el inicio hasta ahora he pasado por diferentes síntomas, casi todos intestinales, de cansancio extremo y de depresión. Al principio lo vinculaba todo con mi nueva vida. No dormir por el bebé, al estrés de una madre primeriza, etc, pero nada más lejos de la realidad. Aquello simplemente fue el detonante, la gota que colmó el vaso y lo que agravó mi situación a unos límites físicos y emocionales hasta entonces por mí desconocidos. Había días que me resultaba imposible levantarme de la cama. Me sentía muerta en vida y cada día era más frustrante que el anterior. La visita a un nuevo especialista y que todos mis síntomas lo relacionara con mi depresión no era el diagnóstico ni mucho menos la respuesta a mi estado. Visité a mi médico de familia, especialistas como: digestivos, alergólogos, endocrinos, internistas, ginecólogos, nutricionistas, fisioterapeutas. Un sin fin de profesionales, muchísimas pruebas y mucho dinero invertido. 

Comencé a investigar y a leer sobre mis síntomas y poco a poco fui conociendo nuevas patologías de las que jamás había oído hablar. Cada vez que visitaba a algún especialista y le comentaba lo que había leído. Ni se molestaba en contrastar nada. Parecía que le molestaba y yo tan sólo le trasladaba lo que humildemente había leído y que creía que quizás deberíamos contemplar, sin descartar esos estudios y abrir otra vía, otra posibilidad que pudiera dar respuesta o aproximarse a lo que realmente padecía ya que la medicina tradicional y las pruebas estandarizadas no estaban dando resultados y yo me encontraba cada vez peor. Finalmente, a través de un médico privado alergólogo, me propuso hacerme la prueba para SIBO. Salió positivo y nunca antes había estado más feliz de que me diesen una “mala” noticia. Por fin sabía qué podría tener y esperaba recibir un tratamiento, pero mi sorpresa fue cuando éste mismo especialista me comentó que no sabía mucho sobre esta nueva patología y ni el tenía muy claro el tratamiento. 

El tratamiento básicamente fue antibiótico ya que no me indicó ninguna dieta ni consejos alimentarios que ayudasen a paliar los dolores y síntomas que tenía día tras día. Después de la primera tanda de antibióticos fui a peor. Volví a visitar a un especialista, esta vez un digestivo y me volvió a repetir la prueba, saliendo los resultados aún peor que la anterior. De nuevo me pautó antibióticos y vuelta a empezar. He de decir que entre prueba y prueba mínimo deben pasar 3 meses. Pasado ese tiempo, de nuevo la misma prueba y de nuevo positiva y esta vez con un nivel de hidrógeno y metano extraordinariamente elevados. 

Era evidente que el antibiótico empeoraba la situación, así que la respuesta del digestivo fue que visitara a otro profesional por que ella ya no sabía por dónde seguir. En aquel momento estaba trabajando y para mí, levantarme cada mañana era una tortura. Cada vez me sentía peor físicamente y mentalmente así que visité a mi médico de familia. Le llevé todas las pruebas y analíticas que tenía realizadas en la sanidad privada y de nuevo me diagnosticó depresión. Lógicamente pedí si me podía dar la baja médica ya que no me veía capaz de trabajar y su negativa y su poca empatía me hundieron aún más. Llegué a pensar que quizás tenían razón y que todo estaba en mi cabeza y que de ahí me irradiaba y repercutía a nivel físico, pero algo dentro de mí y mis sensaciones me decían que no lo dejase estar, que luchase, que buscara respuestas. 

Si tuviese que explicar con tan solo una palabra los síntomas que tenia diría intoxicación. Esa era la sensación permanente. Pedí que me hicieran las pruebas de celiaquía y tampoco quisieron seguir el protocolo tal y como salió publicado en el Ministerio de Sanidad en 2018. Completamente asustada por mi empeoramiento y mi gran pérdida de peso semana tras semana, me realizaron un TAC y resonancias y tampoco salía nada relevante. En ese momento apenas podía comer, todo me sentaba mal. Probé diferentes dietas bajo supervisión de un nutricionista y tampoco tuve resultados. Finalmente, y tras recopilar bastante información, encontré un centro de medicina regenerativa celular e integrativa. En este centro son quienes por fin han conseguido afinar el diagnóstico y me están ayudando de manera acertada y eficaz con el tratamiento. Mejoro día a día lo que también ha contribuido a recuperar mi vida. 

No puedo llegar a comprender porqué este tipo de medicina no la tenemos integrada en la Sanidad Pública. Porqué no tienen especialistas en estas nuevas patologías que surgen de esta vida de estrés, frenética y de mala alimentación que llevamos en general hoy en día. Yo he tenido la posibilidad de costearme este tratamiento -que no es nada barato- por que no sólo se centra en un antibiótico, ni tan solo tratan de solucionar el problema, si no el origen del mismo. Contribuyo con mis impuestos al sistema público de salud como todo el mundo, pero además tengo un seguro privado y aún así he tenido que pagar el costoso tratamiento y la medicación ya que este tipo de medicina tampoco entra en la cobertura. Me pregunto, ¿sólo la gente que tenga medios puede curarse? De alguna manera se debería regular la medicina no tradicional y ayudar a las personas que decidimos seguir por ese camino, no por que nos creamos más que otras personas, o alguien podrá decir que es una moda, si no por que la medicina tradicional no nos funcionó y no nos rendimos. El camino de estos tratamientos es más largo que la medicina tradicional pero sin duda, en mi caso mucho más efectivo. 

Y con todo esto no quiero decir que la medicina tradicional sea mala, tenemos uno de los mejores sistemas de salud pública, simplemente que me gustaría que no se pusieran parches y se buscaran las causas con las herramientas y tecnología disponibles, que fuesen más a la raíz, al origen y no tapar los síntomas, que no focalizaran solo en actuar sobre la punta del iceberg y que hubiera voluntad en mirar lo que hay bajo la superficie. Creo que es muy necesario que el sistema público de salud permita a sus profesionales que estén al día de nuevas patologías, nuevos tratamientos y que ponga las herramientas y medios para hacerles frente. Cada persona es diferente, evoluciona diferente y se debería tratar de diferente manera. La incomprensión de los profesionales ha sido lo que a mí particularmente me ha hundido hasta que he conocido a un gran equipo que se preocupa por las personas y no quiero generalizar, quizás yo he tenido “mala suerte”, pero si hiciésemos una encuesta a las personas con estas patologías estoy segura que dirían exactamente lo mismo. Quiero pensar que esa empatía de la que hablo anteriormente simplemente es que están desinformados y que con los recortes que la salud publica ha tenido estos últimos años no pueden hacer mucho más. Además, me gustaría pedir que estas patologías se tuviesen en cuenta como enfermedad común ya que te imposibilita el llevar una vida normal y con un mínimo de calidad de vida. 

Y por último, decir que este tipo de patologías como otras tienen unos síntomas que no son visibles o difícilmente perceptibles lo que puede generar una falta de empatía, incredulidad o incomprensión, no solo por parte de algunos especialistas si no de la gente en general. Esto genera que nos encerremos más en nosotros mismos y por lo tanto se agrave la depresión y las ganas de vivir.

78 personas la han apoyado
78 de500 Apoyos

o

Pregunta dirigida a:Parlamento de las Islas Baleares

El Pi-Proposta per les Illes

0 Apoyos Políticos

Preguntar

Gent per Formentera (GxF)

0 Apoyos Políticos

Preguntar

Més per Mallorca

0 Apoyos Políticos

Preguntar

Més per Menorca

0 Apoyos Políticos

Preguntar

PSIB-PSOE

0 Apoyos Políticos

Preguntar

VOX

1962 Apoyos Políticos

Preguntar