Pregunta de Rubén Laguna

23
apoyos

¿Si le parece incompatible el cargo orgánico con el institucional, ¿Cómo es que fue concejal de Madrid y presidente del PP de Chamberí?

Usted compatibilizaba el cargo orgánico del partido con el institucional en el Ayuntamiento. ¿Por qué no reununció a uno de esos cargos? ¿No le parecía mal entonces? ¿Qué ha pasado para cambiar su planteamiento 180º?

ver pregunta entera

Luis Asúa [PP]

10.03.2017

Nuestro partido exige tiempo y energía

Luis Asúa

Luis Asúa [PP]
10.03.2017

Nuestro partido exige tiempo y energía

Muchas gracias por su pregunta.

No se trata de fijar incompatibilidades rígidas y absolutas, sino de algo preferible en aquellos casos en los que puede darse una excesiva acumulación de poder o resulta difícil ofrecer en ambos frentes la dedicación necesaria. No es el caso, por ejemplo, de los concejales, ni siquiera de los alcaldes de localidades pequeñas.

Se trata de una cuestión de sentido común: el tiempo. La propia explicación la dio Cifuentes en una rueda de prensa. En ésta afirmaba que el partido requería de mucho tiempo, si uno se lo tomaba en serio, a la vez que manifestaba que no le quitaría tiempo de sus responsabilidades como presidenta de la Comunidad de Madrid porque la dedicación al partido la sacaría de su "tiempo libre o de ocio."

Sin darse cuenta, Cristina estaba entrando en el meollo de la cuestión: el tiempo. Porque una de dos: o la Comunidad le deja mucho tiempo de ocio para dedicar al partido -algo complicado, pues no para de trabajar- o tiene poco tiempo, a pesar de que ella misma afirmaba que el partido requiere de mucho. Además, hay más motivos:

Separación Gobierno/Partido: es necesario separar la gestión del partido de la labor de Gobierno por tres motivos:

  1. El partido requiere de tiempo y energía: Atravesamos como país un momento histórico en el que los partidos tienen que dar respuesta a las demandas de la sociedad. Contestación que sólo podemos dar si nos dedicamos al cuidado y la atención de nuestra formación política, con el objeto de ser útiles a los madrileños.
  2. Evitar la confusión entre los intereses del partido y del Gobierno, que, en ocasiones, propicia la corrupción.
  3. Garantizar que los legítimos pactos de Gobierno no condicionen el modelo y el ideario de nuestro partido.

Por último, tampoco podemos dejar de lado la crisis que atraviesa el sistema de partidos en España y en Europa. Nuestros partidos requieren de cuidado en el ámbito ideológico -tenemos un adversario político que tiene como objetivo la ruptura de nuestro modelo constitucional- y organizacional - hay que introducir cambios para recuperar la credibilidad de la sociedad-. En resumen, es una cuestión de compatibilidad en función del tiempo. 

Gracias de nuevo por su pregunta.

Un saludo,

LAB

 

Compartir