¿Por qué las nuevas plantas de energía renovable tienen que pagar un impuesto de 7% de generación eléctrica?
Joseba Agirretxea

Hay dudas sobre su finalidad medioambiental y habrá que esperar a Europa


Hola.
No soy un experto en política energética porque esos asuntos los lleva mi compañera Idoia Sagastizabal en el Congreso, pero lo que sí puedo comentarte es que este impuesto se creó en la última reforma energética para acabar con el déficit de tarifa. Un impuesto establecido en la Ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética y sobre el que se ha planteado una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia Europeo para que este se pronuncie acerca de su legalidad ya que se duda acerca de su finalidad medioambiental. Por tanto, seguiremos de cerca el asunto para ver en qué sentido se pronuncia Europa.
Por último, habría que ver si este impuesto además dificulta el desarrollo de las renovables ya que es un impuesto que ha afectado principalmente a empresas que invirtieron en energías renovables, fotovoltaica, cogeneración y eólica. 

Un saludo,

Joseba Agirretxea.


  Compartir
Joseba Agirretxea
 Pregunta ¿Por qué las nuevas plantas de energía renovable tienen que pagar un impuesto de 7% de generación eléctrica?

En PODO (www.mipodo.com) empresa comercializadora de electricidad renovable, queremos conseguir el apoyo de los ciudadanos para presentar una propuesta al Ministerio de Industria y Energía y al Congreso de los Diputados, para eliminar el impuesto del 7% a la generación eléctrica para todas las plantas de generación eléctricas renovables - fotovoltaica y eólica - que se instalen de forma libre, sin subvenciones, ni precios garantizados, a partir del 1 de enero de 2018

Desde el 1 de enero de 2013 todas las plantas que producen energía eléctrica, sin distinción, pagan un impuesto equivalente al 7% de sus ingresos. Este impuesto que recaudó 1.642 millones de Euros en el año 2016 aplica tanto a las plantas nucleares, a las térmicas, como a las renovables. El fin de este impuesto era pagar el denominado "déficit de tarifa" en el que incurren las eléctricas, y cuando se creó se le atribuyó un carácter medioambiental que está en discusión.

Este impuesto es un impedimento al desarrollo de las renovables. En la actualidad las nuevas plantas de energías renovables - fotovoltaica y eólica - ya pueden ser competitivas en coste con la nuclear y las térmicas si se elimina este impuesto.

Además mientras más renovables se instalan, más baja el precio de la electricidad en España. Sin embargo, a las nuevas plantas renovables, a pesar de no recibir ningún tipo de subvención, se les sigue gravando con este impuesto del 7%.

En PODO consideramos que las nuevas plantas de producción renovable - eólica y fotovoltaica - que se instalen a partir del 1 de Enero de 2018 no deberían pagar este impuesto a la generación del 7%. De esta forma, se favorecería el desarrollo de la producción de electricidad renovable sin necesidad de subvenciones, y se eliminaría una discriminación del mercado español respecto al portugués (donde las renovables no pagan este impuesto) a pesar de que existe un mercado único ibérico de la electricidad.

Este impuesto está recurrido ante el Tribunal Supremo, y este tribunal cuando envió el asunto al Constitucional indicaba que existían serias dudas sobre la finalidad medioambiental del mismo. El Alto tribunal añade que "cuando se analiza la estructura del tributo se comprueba que [...] ninguno de sus elementos configuradores se pone al servicio de tal objetivo» y de hecho, el «Informe del Comité de Expertos sobre la reforma del sistema tributario español», de febrero del 2014, encargado por el Ministerio de Economía ya criticaba su carácter falsamente ambiental.

Enviada por
Podo Podo
2777 de 1000 Apoyos
30.10.2017

Únete a Osoigo

¿Eres político y estás interesado en participar en Osoigo?

Contacta con nosotros